Aplicar la regla ‘mil ciento dos’ ante una frenada sorpresa

Durante los desplazamientos con el autocar, especialmente en verano, debemos adoptar una serie de precauciones elementales e imprescindibles para minimizar el riesgo de sufrir un desborde. Además de las habitualmente recordadas, como ponerse el cinturón de seguridad o respetar la señalización de la vía, cabe hacer evidente en el necesario respeto a la distancia de seguridad. La distancia de seguridad, según la define la Dirección General de Tráfico (DGT) es “aquella distancia entre vehículos que permiten detenerse en caso de frenado brusco sin colisionar con el vehículo delantero, teniendo en cuenta para ello, la velocidad de circulación y las condiciones frenado y adherencia de la carretera”.

El conductor deberá ajustar su velocidad, independientemente de las cidas estables, en función de cómo se libere la circulación y las características físicas del coche, de manera que pueda reaccionar y controlarla en todo momento sobre el vehículo ante cualquier incidencia o circunstancia.

De hecho, según el organismo, la distancia de seguridad entre vehículos est una separación protectora vital, el ‘escudo’ para evitar una colisión por alcances en frenadas repentinas. Y para evitar un alcance son necesarios, al menos, dos segundos de diferencia entre vehículos, que pueden calcular pronunciando ‘1101, 1102…’ respecto a un punto fijo en la vía. Pero mucho cuidado: dos segundos pueden ser insuficientes ante frenada muy fuerte, con mal tiempo o asfalto mojado y, en esas circunstancias, habrá de ampliarse a tres o más segundos.

Noticia Relacionada

En este caso de circular por carreteras con un carril por sentido, sin intención de adelantar, también deberemos ampliar la separación delantera, para permitir un adelantamiento seguro al que nos sigue. En algunos tramos, de los cuales una colisión múltiple puede ser desastrosa, una separación adecuada es aun más necesaria. Dentro de un túnel, por ejemplo, la distancia de seguridad deberá ampliarse, al menos a 100 metros o 4 segundos de intervalo cuando no pretenda adelantar.