Rusia es expulsada como país observador de la Organización de los Estados Americanos

SEGUIR

La Organización de los Estados Americanos suspendió este jueves 21 de abril a Rusia como país observador permanente de la invasión de Ucrania. Fueron 25 los votos a favor de la suspensión, con ninguno en contra, ocho abstenciones y una ausencia, la de Nicaragua. Se abstuvieron México, Argentina, Bolivia, Brasil, El Salvador, Honduras, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas.

La sesión convocó a Guatemala y Antigua y Barbuda, con el apoyo de Estados Unidos, Colombia, Uruguay, Canadá y Granada. En la resolución adoptada, los países miembros expresan su preocupación “por el creciente número de muertos y el creciente desplazamiento de personas y, también, por la destrucción de la infraestructura civil provocada por la agresión de la Federación de Rusia contra Ucrania

y su guerra en curso”.

También lamenta “los informes de las terribles atrocidades cometidas por las fuerzas armadas rusas en Bucha, Irpin, Mariupol y en otras ciudades ucranianas, y en la estación del tren en Kramatorsk”. EE.UU. ha denunciado crímenes de guerra e impulsa una iniciativa para que los jerarcas rusos rindan cuentas ante la justicia internacional.

Suspensión con efecto inmediato

Estructura del Contenido

Según dijo el secretario general de la OEA, Luis Almagro, en su intervención, “Rusia está cometiendo a vistas del mundo crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, con sus acciones pretende destrozar la integridad territorial de un país soberano y ahora amenaza a otros países vecinos, todos los observadores permanentes de esta organización”.

Desde 1971, la Asamblea General de la OEA cuenta con observadores permanentes, que cooperan con los países miembros, para ello en el continente americano y en el Caribe. Entre los observadores están no sólo España, Francia o Italia, con estrechos lazos con la región, sino también otros como China o, hasta ahora, Rusia. La suspensión tiene efecto inmediato y, según la resolución, durará hasta que “el Gobierno ruso cese sus hostilidades, retire todas sus fuerzas y equipos militares de Ucrania, dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas y vuelva a la envío del diálogo y la diplomacia”.

La OEA exigió en Rusia el fin de los crímenes de guerra

Ya a finales de marzo el propio consejo permanente de la OEA concluyó una resolución en que demande a Rusia que ponga fin a “actos que pueden constituir crímenes de guerra”. Se abstuvieron y entonces Brasil, Bolivia, El Salvador, Honduras y San Vicente y las Granadinas. En esta misma sesión, en videoconferencia, participó la embajadora de Ucrania ante Washington, Oksana Markarova, quien pidió entonces que los países representados expulsaran a Rusia como país observador.

La representante de México, Luz Elena Baños, dijo que esta suspensión no aiuda a resolver el conflicto en Ucrania. “Aun en medio de la guerra, deben estabilizarse todos los canales de diálogo”, dijo en su turno de intervención. El representante de Argentina, Carlos Alberto Raimundi, dijo que su país apoya la paz, pero sin tener que reconfigurar el orden global.

Tras la suspensión, el jefe diplomático de EE.UU., Antony Blinken, felicita al resto de los países de la OEA por “no quedar al margen frente a las violaciones del derecho internacional humanitario y los abusos contra los derechos humanos por parte del truco del gobierno”. “La acción de la OEA de hoy envía un mensaje claro al Kremlin. Una abrumadora cantidad de países de las Américas exhortó al Kremlin a poner fin a su inconcebible guerra, retirar sus fuerzas y cumplir con el derecho internacional».