Estados Unidos acusó a Rusia de cometer crímenes de guerra en Ucrania

SEGUIR

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, sumó este jueves a las voces que condenan algunos ataques del ejército de Rusia en Ucrania como crímenes de guerra. Las palabras del jefe de la diplomacia estadounidense llegaron después de episodios como el bombardeo de un teatro en Mariúpol en el que se refugiaron cientos de civiles, entre ellos muchos niños, y que tenía una pintada enorme advirtiendo a la artillería rusa de que había menores. También tras la muerte de diez civiles, según medios locales, que esperaban en una cola para comprar pan en el Chernígov.

En la visera, en un comentario improvisado, y con esos candentes ataques, Biden llamó a su homólogo ruso, Vladímir Putin, de “criminal de guerra”.

El Kremlin dice que esta declaración supuso una escalada retórica «imperdonable».

“Personalmente, estoy de acuerdo”, dijo Blinken sobre el análisis de Biden de que se han cometido crímenes de guerra. Atacar de forma intencionada a civiles es un crimen de guerra.

El secretario de Estado avanzó que EE.UU. Estaba en proceso de documentar y evaluar información sobre la comisión de crímenes de guerra en Ucrania y aseguró que el resultado sería “servirán a los esfuerzos internacionales para investigar crímenes de guerra y que los responsables rindan cuentas”.

Blinken también dio una anticipación de lo que la inteligencia estadounidense crea que serán los próximos pasos de Rusia, después de no haber obtenido su objetivo de derribar al Gobierno de kyiv tras tres semanas de guerra. “Creemos que Moscú podría estar preparando el escenario para usar un arma química y culpar a Ucrania para justificar una escalada de ataques al pueblo ucraniano”, dijo sobre lo que falló un patrón de actuación de Rusia. A su vez, también consideró que Moscú plana traería “mercenarios” al frente en Ucrania el “secuestro systemático de gobernantes locales” y su reemplazo con títeres de Rusia.

Llamada de Biden a Xi Jinping

En la vispera de una conversación telefónica entre Joe Biden y su homólogo chino, Xi Jinping, Blinken atacó a China para “rechazar la condena de la agresión rusa” y no hacer más por tratar de convencer a Putin de acabar con la invasión. “Estamos preocupados porque estamos considerando ayudar de forma directa a Rusia con equipamiento militar para usar en Ucrania”, agregó en referencia a unas alegaciones que Pekín ha rechazado.

El G7 unido a las esclusas de EE.UU. a los ataques de Rusia: un comunicado conjunto de sus ministros de Exteriores exigió en Moscú que cumpla con la orden del Tribunal Internacional de Justicia para que cesen las hostilidades y saque a sus soldados de Ucrania y condenó los “ataques indiscriminados a civiles”, como en el asedio a Mariúpol y otras ciudades ucranianas.