“La sombra de Paco León se alarga”

SEGUIR

‘Fácil’ no fue fácil. Empezaremos por lo más complicado para centrarnos inmediatamente en lo que importa. Cristina Morales, autora de la novela ‘Lectura fácil’, con la que ganó el Premio Nacional de Narrativa, preguntó a Anna R. Costa, responsable de su adaptación. Llegó a emplear un insulto tan manoseado y poco social como “nazi”. El creador de ‘Arde Madrid’ en colaboración con Paco León –volveremos sobre él– transformó los cuatro monólogos que componían el libro en una serie, que disgusta a la autora del texto original. Costa ha tenido tiempo para evaluar la polémica: “He reflexionado y me da igual. El llegado tiene la conclusión de que ella es completamente libre de que no le guste y de poder decirlo, pero no de insultarme”.

Cuando solo era un embrión, pocos confiaban en un final feliz para esta adaptación imposible sobre cuatro mujeres con diversidad funcional que viven en un piso tutelado en Barcelona. «Yo sabía que la novela tenía muchos puntos atractivos y me hicieron un contrato de déarrollo casi con la seguridad de que no me iba a salir, porque era muy complejo». Al final, el drama y la comedia se abrazan como dos enamorados. “Es mi manera de ver el mundo”, explicó Costa. “Creo que viajo entre el humor, el drama y la tragedia, porque la vida es así y tengo un compromiso especial con reflejar las cosas como yo creo que son”.

Costa presume de ofrecer un punto de partida que “no se había visto nunca”. “Hay otras ficciones superválidas que han tratado la discapacidad, como ‘Campeones’, pero el punto de vista siempre está fuera, en ese caso en el personaje de Javier Gutiérrez. Aquí, ellas son las que miran y cuestionan la sociedad en la que viven”. El resultado es sorprendente, descarnado y divertido, algo salvaje, como podrá comprobar el espectador de este jueves en Movistar Plus+. El operador estrena la serie golpe. Sus cinco capítulos que duran menos que algunas películas.

Superdotada con parálisis cerebral

Las cuatro protagonistas hacen un trabajo excelente, aunque al espectador también le podría ocurrir, al menos al principio, que le cueste más similar ver a los personajes que interpretan Anna Castillo y Natalia de Molina, sin admirar su actuación. En ese sentido, es más fácil disfrutar sin filtros con lo que hacen Coria Castillo y Anna Marchessi, porque no son conocidos. Esta última es un caso increíble. Nació con parálisis cerebral y tiene una discapacidad física, pero es una superdotada, también como actriz. En realidad, ella es guionista, aunque siempre soñó con actuar. La creadora recuerda que Marchessi aconsejó al equipo: “Me voy a caer. Y lo hacía, pero igual que se caía se levantaba”.

Anna Marchessi, Coria Castillo, Anna Castillo y Natalia de Molina, protagonistas de 'Fácil'Anna Marchessi, Coria Castillo, Anna Castillo y Natalia de Molina, protagonistas de ‘Fácil’ – Movistar Plus+

“La primera idea era que no fuera ninguna actriz conocida”, desvela Costa. “Hicimos muchísimas pruebas, pero había un componente de la humanidad absolutamente necesario porque yo no quería enseñar solo lo descarnada que es la ciudad y lo dura que es la discapacidad. Me gusta pensar que en el capítulo dos ya estás viendo a los personajes y a mujeres con sus problemas, como los de cualquier otro. Eso será un reto y Anna Castillo y Natalia de Molina lo llevan más allá, en las secuencias más divertidas y en las más duras. Fueron las que más humanidad dieron”.

Por otro lado, “contar con actrices con discapacidad intelectual era muy difícil”. “No lo necesitamos nosotros. Hablamos con asociaciones, especialistas y chicas con discapacidad intelectual, y todos estábamos de acuerdo en que aprender unos textos de memoria, repetirlos y cumplir unos horarios tan duros era demasiado».

Esterilización

El guion también planta moral dilemmas muy complejos, como la sterilización de los discapacitados. “Al principio yo estaba muy en contra. Conocí a mujeres con discapacidad y la mayoría están esterilizadas. Es una interrupción física horrorosa, porque no la deciden ellos, sino la institución o los familiares. Muchas veces ellas no tienen la capacidad para decidir qué significa esa amputación, que me parece atroz y da pie a unoss abusos sexuales terribles. Eso me lo han confesado en algunas fundaciones. En el momento en que están esterilizadas, hay como un permiso para la violación, porque los chicos ya no tienen que asumir nada. Es muy duro y muy desagradable, pero no tiene nada que ver con la maternidad. Muchas chicas la entienden como algo suave, como un muñequito que van a cuidar y les va a dar felicidad y calorcito, pero no conocen la parte dura. En ese sentido, me sembraste más dudas. Lo que falta es asesoramiento”.

Maldad y ‘gente normal’

Un posible mensaje que transmite la serie es que casi toda la gente ‘normal’ es mal. “No lo creo”, responde Costa. “Estamos todos bastante estereotipados y encasillados en unas ideas preconcebidas desde que nacemos. Solo si no naces con un cuerpo que se adecúe a esa normativa es cuando puedes ver las cosas desde fuera. Cuando te sales del foco, ves la realidad de otra manera y ves lo normalizados que estamos y cómo la educación nos ha hecho a todos como iguales. Lo distinto se ve peligroso. Digo yo que si la naturaleza nos hace a cada uno como somos, es porque cada uno tenemos nuestro lugar”.

¿Se valoró como merecía su trabajo en ‘Arde Madrid’ or the fame of Paco León, su expareja, la eclipsó un poco? “Sí, creo de verdad que mi trabajo no se valoró lo suficiente, sobre todo porque Paco es muy famoso. Es un artista con una gran empatía y es muy bueno, pero también tiene una sombra muy alargada, y creo que no me ayudó a salir de la sombra. En cambio. Creo que enfrentarme a este proyecto sí me va a dar no sé si reconocer, pero se va a saber más de qué manera de trabajo. Yo trabajo para que se entiendan mis proyectos y aporten algo a la sociedad. El reconocimiento, bienvenido sea, pero no me mueve la fama ni la notoriedad ni el éxito tal como se entiende. Para mí el éxito es acostarme cada día sin mala conciencia».