uno de los Trinitarios de la última agresión en Madrid, libre por ser inimputable

SEGUIR

Los expertos en bandas latinas de la Brigada de Información de Madrid han resuelto en apenas tres días el salvaje acuchillamiento y paliza a menor de 14 años el lunes en Puente de Vallecas. Y bastaron 24 horas para identificar a los cuatro atacantes. Pero solo han podido detener a tres: el que falta tiene 13 años y, por lo tanto, es inimputable. Algo que hace imposible, incluso, poder arrestarlo o trasladarlo a dependencias policiales.

Se trata, como adelantó este diario, de un grupo de jóvenes Trinitarios, que utilizó un cuchillo jamonero para cebarse con un chico del barrio que, en principio, nada que ver con estas organizaciones criminales; Sin embargo, Fuentes del caso explicó a ABC que una de las líneas de investigación que seguía era que se hubiera confundido a la víctima con su hermano mayor, que sí ‘coquetea’ con los Ñetas.

El suceso se produce sobrio cansado del retraso en la calle del Puerto de Pajares. El chaval acababa de salir del Centro Cultural Salmantino, en la misma calle. Se encaminó a una tienda de alimentación regentada por chinos. Al sucio, los cuatro menores se le echaron encima. La emprendieron primero a golpes con él y luego sacaron el arma, se la clavaron en el glúteo y en el cuello. Directamente para matarlo.

Salieron corriendo, no sin que las numerosas cámaras de la zona los captaran. Además, son conocidos de los policías de la zona. La identificación de los sospechosos se consiguió muy pronto.

La víctima también huyó, en busca de ayuda, y se metió en su colegio. Pidió auxilio a los docentes, que avisaron a los servicios de emergencias. El Samur lo estabilizó, pero no le sacó el arma del cuello para evitar que se desangrara. En estado severo, lo trasladó al hospital Gregorio Marañón, donde evoluciona favorablemente.

Más del 40% menos

Los tres detenidos ahora tienen apenas entre 14 y 15 años, por lo que enfrentarán una pena del tramo inferior por intento de homicidio contemplado en la Ley del Menor. En cualesquiera 13 años, como se ha dicho, no hay posibilidad alguna de que surja el problema.

Este ‘uso’ de menores por parte de los líderes de los grupos o ‘capítulos’ de las bandas, que son quienes ordenan los ataques, es cada vez más frecuente; its conocedores de los hilvanes de la legislación y por dónde falla. Y se aprovechan de ello. Es más, si en 2020 el número de pandilleros de menos de 18 años será del 20%, en 2021 será del 32%. Ahora, supera el 40%, a raíz de las incorporaciones que están consiguiendo, sobre todo, entornos escolares y lúdicos.

En el último asesinato consumido, hace un mes, en Villaverde, fueron detenidos siete menores como presuntos autores de la muerte de un chico de 18 años. De todos, el autor material se considera el más joven, que acababa de cumplir los 14 años.