Marruecos marca los tiempos y Albares renuncia pudo visitar a favor de Sánchez

SEGUIR

El viaje a Rabat del ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, previsto para hoy se ha suspendido. Esta decisión se ha producido durante una conversación telefónica entre Pedro Sánchez y el Rey Mohamed VI de Marruecos, que el presidente del Gobierno ha convocado a través de Twitter: “Conversó con SM el rey Mohamed VI sobre las relaciones entre España y Marruecos. Lanzamos una hoja de ruta que consolidó la nueva etapa entre dos países vecinos, socios estratégicos, basada en la transparencia, el respeto mutuo y el cumplimiento de los acuerdos”, escribió Sánchez. Fue la primera conversación que el presidente mantuvo con el Rey de Marruecos después de casi un año de ruptura de las relaciones diplomáticas entre Madrid y Rabat.

Es la primera vez que nos ponemos en contacto contigo para producir antes de que el Ministro Albares aterrice en Rabat, antes de que llegues al aeropuerto. Aunque la agenda del ministro para hoy en Rabat nunca llegó a comunicar, sí estaba prevista una reunión con su homólogo marroquí, Naser Bourita.

Este encuentro suponía la primera escenificación política de la reconciliación entre España y Marruecos. Causaba tanta expectativa que desde ayer por la mañana comenzaron a llegar periodistas a Rabat. Pero el viaje, según comunicó Exteriores, se suspendió tras la invitación de Mohammed VI a Pedro Sánchez a realizar una visita oficial, que tendrá lugar “en fechas muy próximas”, explicaron desde el ministerio. Una cita que, según indican desde La Moncloa, tendrá lugar la semana que viene. “La invitación de Mohamed VI incluye también la presencia del Ministro de Exteriores en la delegación española, por ello, se ha acordado que el encuentro previsto para mi país en Rabat entre ambos titulares de Exteriores tendrá lugar en el marco de esta próxima visita del presidente del Gobierno».

Invitación formal

Aunque es importante que Mohamed VI diera ayer el paso de llamar a Pedro Sánchez por para invitarle formalmente a Marruecos, lo cierto es que hace dos semanas -cuando se anunció el cambio de postura de España respecto al Sahara Occidental- el Gobierno ya anunció que el presidente viajaría pronto a Rabat.

Hasta que tuviera ese lugar de viaje, Albares iría de avanzada a preparar el terreno. De ahí que esta última semana, el ministro no haya tenido prácticamente actos oficiales, ya que estaba dedicando a preparar su viaje de hoy, que tenía un único objetivo: conseguir un encuentro entre Sánchez y Mohamed VI. Una reunión al más alto nivel que ya estaba cerrada cuando ayer el Rey de Marruecos descolgó el teléfono. Tras esa llamada, ya no hacía falta que Albares viajara hoy a Rabat.

“Desde el inicio de la crisis diplomática, Marruecos ha sido quien ha marcado los tiempos”, explicó a ABC Eduard Soler, investigador senior de Cidob. Una afirmación que se confirmó con el llamamiento de Mohamed VI al presidente de Gobierno. “También ha quedado claro que las prisas por zanjar esta crisis las tenía más España que Marruecos”, valoró Soler, quien consideró además que esta premura del Gobierno guarda relación con los demás frentes que tiene abiertos, como la guerra de Ucrania, la huelga de transportes o la inflación. Marruecos era una patata caliente que solo podía generar más crisis con escenarios en Ceuta y Melilla, o Canarias.