Albares busca hoy en Fez avanzar en el acuerdo aduanero para Ceuta y Melilla

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, enfrentó encuentros clave hoy y el jueves con su homólogo marroquí, Naser Bourita.

Dos nuevas citas que se añaden a las tres mantenidas en los últimos siete meses después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el rey de Marruecos, Mohamed VI, asumieran el 7 de abril la ‘Declaración Conjunta de Rabat’ que cerraba la crisis de un año y medio a ambos lados del Estrecho. En esta ciudad de Rabat también estuvo Albares.

Por cierto, el último de esos tres encuentros entre Albares y Bourita se mantuvo en ‘territorio español’, en la Embajada española en Paris en el Marco de una visita de ambos ministros al Foro de la Paz organizado por Emmanuel Macron el 11 de noviembre. Las otras dos citas fueron en Marrakech y Nueva York.

Ahora tanto en el forum de la Alianza de Civilizaciones que celebra hoy en Fez como en el forum de la Union por el Mediterráneo de Barcelona el jueves, ambos jefes de la diplomacia tratarán de modo paralelo cuestiones aún pendientes de la declaración conjunta.

Fuentes diplomáticas aseguran a ABC que se está cumpliendo la hoja de ruta trazada en aquel encuentro de abril y no se observó ningún escollo. Además, ambos gobiernos trabajan para buscar una fecha, probablemente habrá en 2023 a pesar de que la declaración conjunta pusiera como fecha «antes de que finalice el año», para celebrar la Reunión de Alto Nivel entre Sánchez y una delegación de ministros y las autoridades marroquies en Rabat.

Una de ellas -quizá la más apremiante- es el establecimiento de las aduanas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla para un flujo regular y controlado de mercancías y personas, así como el reconocimiento de facto de la frontera terre por parte de Marruecos. Esta no es una cuestión baladí pues fue point de fricción el pasado verano de nuevo: el director general de la Administración de Aduanas e Impuestos Indirectos marroquí, Nabyl Lakhdar, negó primero la posibilidad y luego matizó el establecimiento de esos dos controles aduaneros en Ceuta ( sería la primera desde la independencia de Marruecos) y Melilla (aquí sí hubo pero se cerró hace cuatro años).

“Se debe construir infraestructura. Actualmente, ni siquiera las condiciones geográficas lo permiten. Además, este no es un tema candente”, dijo el alto oficial marroquí en una entrevista al diario ‘TelQuel’. Luego, presumiblemente tras una llamada de su gobierno, matizó.

Pedro Sánchez junto al rey marroquí, Mohamed VI (centro) y su hijo heredero al trono marroquí Muley El Hasán, en abril del pasado año EFE

Ahora desde el Gobierno español hay optimismo por que se pueda avanzar próximamente en el asunto aduanero. Además, no se han dejado de tratar otras cuestiones de la ‘Declaración Conjunta de Rabat’, una de ellas centrada en las pretensiones marroquíes, según se informa, en las aguas de la fachada atlántica «con el objetivo de lograr avances concretos».

Este buen clima de entendimiento entre Madrid y Rabat es la mayor impronta que ha dado Albares al Ministerio desde su llegada en julio de 2021. Por contra, la relación con Argelia se deterioró tras la ruptura de relaciones con el consiguiente impacto para las empresas españolas que operan allí con recursos energéticos.