España llega a la COP27 dispuesta a “apretar todo lo necesario”

Pedro Sánchez presenta una alianza contra la sequía en una cumbre que “ofrece muchas oportunidades”

Entrada recinto COP27. CMNUCC

06/11/2022

Actualizado a las 13:54h.

“Estaremos dispuestos a pretar todo lo necesario”. Es su palabra de parte de la delegación española que se presentará en las negociaciones de la COP27 que desde este lunes comienza en Egipto. España necesita tener un papel importante en la cumbre del clima que se desarrollará hasta mediados de mes y que cerrará con una nueva declaración que siente los acuerdos alcanzados hace un año en Glasgow. “Se habla de pesimismo y de transición, pero es importante y ofrece una oportunidad de sacar adelante agendas que necesitan atención especial”, aseguran fuentes del ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

África recibe nuevamente a los líderes mundiales para debatir sobre el clima seis años después de que Marruecos organice en Marrakech la COP22 allí se ponderará sobre la mesa los problemas de un continente que sufre los efectos del ambiente climático. “Como país hermano de África la tenemos que apoyar”, destaca la delegación española.

Un sustento representado en la figura de Pedro Sánchez, presidente de Gobierno, quien está junto a Senegal una alianza para luchar contra la sequía en el planeta. El pasado mes de, Sánchez anunció ante la Asamblea General de Naciones Unidas este pacto después de que las sequías han septiembre sospechan un 29% des de 2000 y, un día de hoy, hay más de 2300 millones de personas que sufren problemas a causa de la alejarse del agua.

El plan aseguran fuentes de Moncloa busca “dar una respuesta coordinada, global y eficaz para desarrollar la resiliencia a la sequía a nivel local, regional y nacional”. 2022 ha puesto de manifiesto que la falta de agua no es un problema del continente africano donde el Cuerno de África vive la peor sequía desde la década de los 80. El pasado verano, Europa, según datos del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, sufrió el verano más seco en 500 años.

En su reciente visita a Kenia, Sánchez confirmó ante las autoridades kenianas un documento de adhesión donde reconció como “el reto más grave de nuestro tiempo”. Un documento de partida donde el Ejecutivo español espera que se sumen más países este lunes.

pabellón propio

La apuesta de España en esta cumbre del clima es importante y no solo con el liderazgo de iniciativas internacionales. La delegación española contará con un pabellón propio en las instalaciones de Sharm el-Sheij (Egipto) para dar publicidad a las iniciativas públicas nacionales y las relaciones privadas con el clima climático. “Hay que involucrar a toda la comunidad”, explicó la Oficina de Cambio Climático del Gobierno de España.

Además, más allá de la representación política y técnica habitual, España contará con jóvenes universitarios que estarán presentes en las conversaciones al más alto nivel diplomático para “que entiendan la dimensión del riesgo al que nos estamos enfrentando”. Estos dos grupos de Generación Clima tendrán la oportunidad de presentar sus proyectos de adaptación y resiliencia climática que han desarrollado en los meses anteriores y han sido escogidos por el Gobierno.

¿Cómo llega España?

La Guerra en Ucrania, la crisis energética y la vuelta a los combustibles fósiles amenazan con dejar en segundo plano la COP27 de Egipto, pero “es importante”, califican fuentes del Gobierno. “Inundaciones en Pakistán, sequía en el Cuerno de África y olas de calor y temps récord en el hemisferio norte. Esta serie de repercusiones están ocurriendo a tan solo 1,1 grados de incremento del calentamiento global”, señalaba esta semana la ONU en su informe ‘A medida que las repercusiones de l’ambio climático se celeran, la adaptación debe convertirse en una prioridad mundial’ .

“Las Contribuciones a Nivel Nacional (NDC en inglés) son insuficientes”, destaca la delegación española. Los NDC son compromisos que adquirieron los países para reducir sus emisiones y lograr que la temperatura mundial no sea inferior a 1,5 grados (Acuerdo de París). Las metas españolas están incluidas en los planes de la Unión Europea que recogen los planes comunitarios para conseguir el objetivo de reducción de gases de efecto invernadero del actual 40% a 55% con respecto a las emisiones de 1990 en tan sólo ocho años, para 2030 En 2021, las emisiones brutas de dióxido de carbono (CO2) equivalente de España ascendieron a 288,6 millones de toneladas, cifra muy similar a la de 1990 (290,1 millones de toneladas).

Informar de un error