“A jugadores como Vinicius es difícil pararlos, había que buscar esos truquitos”

Como resto de integrantes del Rayo, Iván Balliu completó un fantástico partido en la visita del Real Madrid al Estadio de Vallecas. Durante los primeros minutos borraron al vigente campeón de Europa a base de intensidad, mucha presión y ambición. Le desbordará la reacción de los blancos, que perderán la vista ante el 1-0 inicial, y habrán sumando puntos muy importantes a la hora de saber asegurar la permanencia. Para delirio del Valle del Kas, la franja aplastó al Madrid.

Sin embargo, dentro de esa gran actuación coral de l’equipo franjirrojo, quedó par la polémica el duro marcaje del propio Balliu a Vinicius, estrella madridista que pasó completamente desapercibida en el estadio de la Avenida de la Albufera, más pendiente de guerras personales que de intencionar para desarmar la defensa rival.

El duelo entre ambos provocó una polémica acción en la que el atacante brasileño se quejó de una agresión del rayista. A manotazo que sí cazó la repetición en televisión pero que tanto el árbitro como el VAR pasaron por alto y no resultó sancionado.

El día después, en medio de la felicidad con la que este martes ha amanecido Vallecas, Balliu pasó por el programa ‘A diario’, de Radio Marca, para compartir sus sensaciones tras la brillante victoria frente al Real Madrid. Y a preguntas de Raúl Varela se sinceró sobre su intenso duelo con Vinicius.

“Truquitos” y “ese otro fútbol”

Estructura del Contenido

“A players así es difícil pararlos, había que buscar esos truquitos o ese otro fútbol… Intentaba ir fuerte, marcar territorio y que él también tenía en la cabeza que hace unas horas había salido la lista de Brasil… Y salió todo bien”, confesó el futbolista del Rayo Vallecano.

Sobre el posible manotazo al brasileño, Balliu reconoció el toque: “Si eso es verdad que el doy, el rozo un poquito la oreja y él también exagerará. Yo intento frenarme y sí que me freno un poco con su oreja o su cabeza, pero sin intención de darle ni con violencia, que recibí mensajes diciéndome de todo, pero nada como pedir roja ni nada de eso».

Con el marcaje de Balliu y su posterior confesión confirmaron una tendencia en LaLiga. Una vez que los rivales ya conocen a Vinicius y su volcánico carácter, capaz de terrar entre protestas y ajusta de cuentas su incuestionable capacidad de borde, está convirtiendo en habitual que busquen ese lado oscuro del brasileño.

Ancelotti, consciente del talón de Aquiles de su pupilo, ha tratado de corregirle y reconducir su conducta sobre los terrenos de juego. También algunos compañeros que, incluso durante los partidos, han tratado de contener la parte Hyde de ‘Vini’, para no perder su parte Jekyll, una de sus mejores armas ofensivas las dos últimas temporadas.

La influencia del Mundial

Preguntado por si sus vecinos del norte de la capital pudieran haber distraído por la cercanía del Mundial de Qatar, el rayista pensó que “claro que influye”. “Juegas un lunes por la noche, en un estadio pequeñito, con la afición apretando un montón. No sé en su cabeza qué porcentaje tienen de estar en Qatar”.

Balliu atribuyó un buen porcentaje de la victoria a su afición, “en Vallecas apretamos todos mucho”, pero destacó el buen partido que hicieron ante los de Carlo Ancelotti: “La sensación fue esa, que no nos estaban llegando y que en dos acciones se se puso por delante. Y dices ostras, es que este Madrid… es que hagas lo que hagas te gana. Pero el gol de Alvarito nos dio fuerza y ​​salimos a por todas”.

Finalmente, reconoció que tras lo sucedido la pasada temporada, en la que el equipo deshichó tras un buen arranque de liga, no se iban a confiar por haber provocado la primera derrota liguera de los merengues: “No te voy a engañar… Después de ganar dados ¿miramos para arriba o para abajo? Pero te vienen los recuerdos de la segunda vuelta del año pasado y al final piensas que hay que mirar lo que hay que mirar”.