Nueva York desprecia a casi 1.500 empleados públicos por no estar vacunados

SEGUIR

La ciudad de Nueva York notificó el despido a 1,430 empleados públicos que no cumplieron con la obligatoriedad de tener al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19. El despido masivo, el mayor de la historia de la principal ciudad de EE.UU., ocurre en un momento en el que muchas autoridades locales y estatales de todo el país levantan las restricciones impuestas durante la pandemia. También en medio de fuertes protestas en Canadá contra la obligatoriedad de la vacuna -el llamado ‘convoy de la libertad’ que ha paralizado la capital, Ottawa, y el principal paso comercial con EE.UU.- que amenazan con extender a EE.UU. .

“Nuestro objetivo siempre ha sido vacunar, no despedir”, reaccionó en un comunicado del alcalde de la ciudad, Eric Adams, que celebró como la gran mayoría de los funcionarios cumplieron con el mandado.

Adams, que tomó posesión de la alcaldía el pasado 1 de enero, heredó la obligación de su antecesor, Bill de Blasio, de que impuso el mandato de vacunación a todos los empleados públicos el pasado mes de octubre.

El plazo final para presentar una prueba de vacunación or recibir la carte de despido acababa el pasado viernes, yn 3,500 empleados públicos para demostrar que estaban vacunados.

Al final, 1.430 fueron obligados a dejar su puesto de trabajo, la mayoría de ellos (914) del Departamento de Educación, aunque también hay integrantes de los cuerpos de policía y de bomberos, personal de prisiones y de los servicios de limpieza.

Quedan cerca de 9,000 empleados públicos sin vacunar, que están en proceso de demostrar que están exentos de la obligatoriedad o que trabajan con sus sindicatos para bibliotecase de ella.

El colectivo de trabajadores despachados es una pequeña fracción de los 370.000 empleados públicos que acaparan los servicios de la ciudad y que han vacunado en más del 95%. Los departamentos más reacios a vacunarse son los de policía y de prisiones, con un porcentaje del 88%.