«Mi Gobierno es golpeado por los poderes económicos y sus terminales mediáticas»

SEGUIR

Ya lo dejó caer en su comparecencia el viernes en Bruselas, y ayer terminó de darle forma al posicionamiento. Pedro Sánchez recuperará ahora, tras el fracaso electoral en Andalucía, el discurso antisistema que enarboló una glosa, en la campaña con la que consiguió erigirse de nuevo en secretaria general del PSOE, tras derrotar en las primarias de 2017 a Susana Díaz.

Si en la capital comunitaria, donde compareció tras la reunión del Consejo Europeo, el jefe del Ejecutivo dejó claro, deslizando el espíritu de las medidas aprobadas ayer, que «este Gobierno sabe muy bien para quién gobierna», este sábado, colgante la presentación del decreto de medidas aprobado por el Consejo de Ministros extraordinarios, apuntilló el argumento: “Gobernamos para la clase media y trabajadora, para los colectivos más vulnerables de este país.

Es cierto que a este Gobierno se le golpea mucho, por parte de determinados poderes. Pero esos poderes tienen que ser consciente de que este es un Gobierno autónomo, que sirve a quien sirve, que es la clase media trabajadora de este país» insistió.

Según Sánchez, “resulta evidente que se trata de un Gobierno molesto para determinados intereses económicos. Que tienen sus terminales mediáticas y tienen también sus terminales políticas. Creo que es algo que está a pie de calle y creo que qualquier persona que lo analice con un mínimo de objetividad lo puede ver. Esto es una realidad. Por cierto, una realidad que hemos venido desde hace cuatro años a esta parte, primero con la moción de censura y luego con el Gobierno de coalición”. Respuesta a ese supuesto boicot, Sánchez afirma con énfasis que “no nos van a quebrar” y que “vamos a seguir defendiendo los intereses de la clase media y trabajador de este país”.

La importancia del poder judicial

Pero no fue el económico el único poder sobre el que alertó Sánchez. También lo hizo sobre el judicial, al hilo de la polémica por la no renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y por la maniobra del Gobierno a través de la propuesta registrada por el PSOE para permitir que a estado en funciones pueda participar en la renovación de un tercio del Tribunal Constitucional (TC) que corresponde a hacer ahora, con dos magistrados elegidos por el CGPJ y otros dos por el propio Gobierno.

Sánchez defendió esa reforma y volvió a acusar al PP de declararse en rebeldía contra la Constitución por no acceder ya al nombramiento de los nuevos vocales del órgano de gobierno de los jueces. Aludiendo a la sentencia contra el aborto del Tribunal Supremo de EE.UU., que no dudó en calificar de “retroceso gravísimo”, reflexionó sobre que “los jueces toman decisiones muy importantes para nuestras sociedades, y creo que el órgano de gobierno de los los jueces deben contar con la máxima legitimidad, que es la que no tienen ahora mismo ni el Consejo General del Poder Judicial ni el Tribunal Constitucional, porque hay un partido que no quiere cumplir con sus obligaciones constitucionales”.

Una de las cuestiones sobre las que aún debe pronunciarse el TC es, precisamente, el recurso del PP contra la ley del aborto aprobado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.