Las ciberestafas relacionadas con la declaración de la Renta 2021-2022 que están utilizando para robarte

Las grandes campañas del cibercrimen llegan puntuales a la cita cada año. Y la declaración de la Renta, en este caso la de 2021-2022, no es una excepción. El Instituto Nacional de Ciberseguridad ha alertado Durante los últimos días sobre el descubrimiento de nuevos timos por correo relacionados con ella. En concreto, la institución ha compartido información sobre una serie de mensajes en los que los delincuentes se hacen pasar por la Agencia Tributaria. Como en los otros dos casos, el objeto final es que el usuario descubra un virus informático en su dispositivo para que recopile la información almacenada en el dispositivo afectado.

Por el momento, Incibe ha detectado dos variantes distintas de esta estafa.

Sin embargo, la forma de operar siempre es la misma. Los ciberdelincuentes intentan preocuparse al usuario para que haga ‘clic’ en lace sin pensárselo dos veces.HACIENDA Y FUCION PUBLICA” o similar”, explican desde Incibe.

En el primer correo, los delincuentes adjuntan un documento malicioso que, afirman, es tratado como un ‘comprobante fiscal’. “En este caso no se acompaña el correo electrónico de ningún logotipo oficial, si bien no se descarta que se generen otras similares y más sobresalgan sobre esta misma temática. Este mismo objeto será captar la atención del usuario para que abra el correo electrónico e incitarle a descargar un fichero malicioso bajo algún pretexto de su interés”, señala la institución.

Otro ejemplo de estafa descubierta por Incibe

En el caso de que finalice un clic y se instale en el archivo, el equipo del internauta se verá afectado por un código malicioso, que, según explicó, se basa en la información del ordenador infectado. Entra en el banco.

Como evitar estas estafas

Los expertos en ciberseguridad siempre recomiendan desconfiar por sistema de todos aquellos correos o SMS que intenten alertar al usuario. En caso de que exista alguna por la veracidad de la comunicación, lo ideal es ponerse en contacto con la entidad o empresa que, supuestamente, lo ha enviado con el fin de evitar cometer un error. “Contrasta la información poniéndote en contacto con la empresa o el servicio que te ha contactado, siempre a través de sus canales oficiales de atención al cliente, en este caso con la Agencia Tributaria”, remarcan desde Incibe.