Gobierno y autonomías fijarán durante abril el destino de las ayudas

SEGUIR

Brújula de la esperanza durante el mes de abril. El campo y la pesca tendrán que tener algo más de paciencia antes de conocer cómo se repartirán los 193,47 millones de euros aprobados en el Consejo de Ministros del pasado martes, de los que 64,5 millones pertenecen a la reserva de crisis fijada por la Política Agraria Común ( PAC). Además, la pesca y la acuicultura, también tardarán en conocer la forma en que se aplicarán los 50 millones de euros que corresponden a España del Fondo Europeo Marítimo, de Pesca y Acuicultura (Fempa). A los que caben añadir otros 18,8 millones de ayudas directas a los armadores afectados por la escalada del diesel sobre las empresas armadoras y de las que se espera que puedan empeorar hasta 7.600 compañías.

El compromiso expresado por el Ministro de Agricultura Luis Planas en la reunión del Consejo Consultivo con los representantes de todos los gobiernos autonómicos, es que todas las ayudas sean pagadas antes del 30 de septiembre. Su gestión quedará en manos de las autonomías.

El ministro ha retierado su petición para que los gobiernos autónomos complementen las ayudas aprobadas y defendido que el paquete de medidas aprobadas el pasado martes por el Gobierno es “potente”. También ha presentado un cronograma para fijar los sectores receptores con reuniones en abril con todos los representantes del sector. La primera cita será el primer día 6 para determinar qué sectores serán los beneficiados con estas visitas. Otro factor importante será el Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea, que tenderá a leer los primeros días del 7 de abril en los que se tratará la situación de los mercados agrícolas afectados por el conflicto, así como la comunicación de la Comisión Europea sopesa como Garantizar la seguridad alimentaria y la resiliencia de estos mercados.

Consenso alrededor de la ganadería

Mientras la próxima semana Cofradías decidirá si sale a la calle el día 23 o 24 de abril, para protestar contra unas medidas que tacharon de «decepción», las comunidades autónomas van deshojando la margarita de si complementarán con fondos el dinero puesto sobre la mesa por el Gobierno y señalando qué sectores deberían ser receptores de estas transferencias. Fuentes de la Junta de Castilla – La Mancha han apuntado hacia “la gandería porque este sector es el que peor lo está pasando en estos momentos”.

Desde La Rioja, otra de las comunidades autónomas socialistas, también han pedido priorizar “la gandería extensiva de ovino y bovino, las explotaciones de leche; la ganadería intensiva en relación al sector porcino y avícola no integrado, así como cultivos como patata y remolacha y cultivos industriales de regadío con fuerte dependencia de la energía, como la alubia verde». Similar mensaje han transmitido al ministro Planas desde la Junta de Castilla y León su consejero de Agricultura en funciones Jesús Julio Carnero: “Nuestra prioridad, en este caso, son los ganaderos de carne, vacuno y ovino, siendo elegible tanto la vaca nodriza como el vacuna cbeo. Como segunda prioridad reclamamos dirigir las ayudas a los sectores de avicultura de meat y cunicultura”.

En la Comunidad de Madrid, fuentes consultadas de la Consejería de Medio Ambiente, han confirmado que los agricultores y ganaderos madrileños pueden ver complementadas estas ayudas con otros del gobierno autonómico. En este sentido, han añadido desde la Consejería que el presupuesto para agricultura, ganadería y alimentación ha crecido un 19% hasta los 83,4 millones de euros. En este sentido, también han apuntado que el ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso viene exigiendo al Gobierno «soluciones reales ante la subida de la luz que ahoga el campo» como deducciones fiscales por compra de insumos y bonificaciones sociales a la contratación.