Feijóo proclamó que no habrá “ni tutelas ni tutía” en el liderazgo de Rueda en el PP gallego

SEGUIR

“Hasta siempre”. Alberto Núñez Feijóo ha despedido este domingo de su partido, el PP gallego, que ha presidido Durante diceiseis años, y que abandonó en marzo para asumir el liderazgo de la organización a nivel nacional. Lo ha hecho en la clausura del gobierno que entroniza a su relevo, Alfonso Rueda, que también lo sucede al frente de la Xunta de Galicia. Y ha empleado una frase icónica para el PP, pronunciada por Manuel Fraga treinta años atrás. “Las frases históricas hay que usarlas”, ha proclamado, “aquí no hay tutelas ni hay tutía, aquí hay un presidente del partido, un presidente de la Xunta, aquí hay un partido, un equipo y un proyecto”.

“Para mí es un honor dejar de llamarle Alfonso y a partir de ahora llamarle presidente Rueda y ponerme a la orden”. De su ‘heredero’ político, Feijóo ha reconocido su trayectoria y experiencia, «es una triatleta», por «conocer desde hace décadas el funcionamiento» de concellos y Xunta, ser «una persona de partido» que «se afilió antes que yo» , y “ser un gran tipo”.

“Estas tres consideraciones son un hecho que no ocurre todos los días”.

La intervención de Feijóo se ha centrado principalmente en hablar de su etapa en Galicia y la persona que toma el relevo, su mano derecha en los últimos dieciseis años. Apenas unas pinceladas de política nacional, una defensa de lo que es el PP en el contexto actual. “Somos el instrumento democrático de la España constitucional para seguir manteniendo las instituciones y gobernar democráticamente nuestro país”, pero para ello “quiero un PP en el quepa mucha gente”. “Las mayorías no se construyen sacando a la gente de nuestro proyecto” sino que se logran “abriendo y no cerrando, diciéndole a todos los españoles que estamos a su servicio”. Y si los ciudadanos “creen que merece la pena obtener un gobierno mejor, estamos para eso, para gobernar y gestionar mejor, respetar más y no insultarnos nunca y proteger las instituciones del Estado”. Esta ha sido la única referencia, velada, a la Corona, en un momento en el que voces desde dentro del PSOE han lanzado críticas a la visita de Don Juan Carlos a España.

Dependiente de ERC y Bildu

Feijóo ha asegurado que “no sabemos lo que falta para las elecciones generales”, ya que la fecha “dependerá de Esquerra Republicana y de Bildu”. “Y esto no es una frase, sino la realidad de la política española. Depende de si Yolanda se levanta bien con Podemos y Podemos con Yolanda. De cualquier eventualidad menos de lo que necesite España”. Ante ese escenario, ha reclamado al PP “estar preparado”, que en su opinión significa “estar siempre a la orden de lo que manden los ciudadanos”.

Ante las voces y lecturas que cuestionan el reparto de papeles en el PP actual entre Feijóo y Díaz Ayuso, el presidente nacional de los populares se ha referido a Madrid como “una máquina imparable, y vamos a proteger las máquinas del PP”. “Ayer -en el congreso de los populares madrileños- nos lo pasamos francamente muy bien, y sé que a algunos les molesta, pero que esperen”. La sintonía de Génova y la Puerta del Sol sigue presentándose como plena.

En varias ocasiones, Núñez Feijóo ha apelado a la necesidad de unidad interna. “Cuando nos mantenemos unidos, asumimos que aquí se viene a currar y no a posturear, a dar cuentas y no contar cuentos”, es así “cuando la gente realmente percibe que estamos a su servicio y a su disposición”. Como casi no podía ser de otra manera, el expresidente de la Xunta ha querido poner su gestión en el gobierno gallego y en el partido como un ejemplo para el conjunto del PP. “Cuando haya dudas o dificultades, Galicia será el camino“, ha avanzado. “Quiero un partido con principios”, ha reclamado, “se trata de cuidar cómo se llega para permanecer en la meta mucho tiempo” y no “de ver la aritmética para ver si puedo ser presidente sumando derrotas, aquí se trata de ganar”. “Quiero un partido ganador, unido y comprometido, que genere confianza a los ciudadanos” y que no tenga que rendir cuentas “a nadie salvo a los españoles”.

En definitiva, Feijóo ha consignado que “queda un año y una semana para las elecciones municipales” y “hay mucho curro por delante”. “Acabados los discursos se acabaron las moquetas y los focos”, ha advertido, “y hay que bajar a la mina, cada uno en sus puestos”, porque “nos tienen que salir mejor que en 2019”. “Nos tienen que salir mejor que en 2019”, ha exigido a los suyos, “y estoy convencido de que lo vamos a lograr”. “Empezamos una nueva etapa, dura, aquí no se regala nada, y al PP menos”. A su juicio, del congreso de Sevilla ha salido “un nuevo horizonte de ilusión, de futuro y de esperanza para el partido”.