Molino de Pez, cocina de cuchara en pleno Eixample barcelonés

Un aspecto de la sala, con la cocina a la vista ABC

Junto al Hotel Seventy ha abierto el restaurante de dos plantas para 140 comensales, cooking a la vista y una carta de 70 platos en los que el producto es la estrella

07/02/2022

Actualizado a las 7:57 p. m.

Tras comprobar la buena acogida de Fismuler y de la comida para llevar a cabo de Armando, el trío de restauradores Nino Redruello, Patxi Zumárraga y Jaime Santianes, que se conocieron en el Bulli, acaban de materializar su idea de abrir en Barcelona una casa de comidas’ de Cuchara» con platos clásicos en los que el producto reina y las artes culinarias se encuentran implicadas, sin ese pavoneo cansino denumbers kilometricos. Junto al Hotel Seventy, en pleno Eixample, el nuevo establecimiento de la Familia La Ancha de Madrid, taberna que data de 1919 está el Molino de Pez homenajea, hay clientes que repiten varias veces a la semana y solo lleva un mes abierto, comentario Santianes mientras señala discretamente los comensales de dos mesas.

Con una oferta de hasta 60 recetas de toda la vida, según el producto de temporada, con una cocina vista y el fuego con parrilla en el centro, con elaboración artesana y una cuidada sala en la que los clientes agasajados, el nuevo establecimiento Barcelona la opción de venir a platos tradicionales y para compartir al más puro estilo de una casa de comidas que retrotrae al comensal al vínculo emocional con la familia. Se trata de recetas clásicas pero reflexionadas y con los necesarios toques culinarios que no enmascaran el producto. De raciones generosas, los pucheros, las tapas, las brasas y el variopinto recetario español se ofrecen manteniendo una presentación y servicio de precisión que, sin embargo, te hace sentir como en casa.

Desde la ensaladilla de patata y lubina al puchero de lentejas estofadas con codillo ibérico, las albóndigas, la ensaladilla rusa, la tortilla guisada con almejas o la cola de merluza or el rape a la brasa, acompañado de raciones de ensalada y patata presentadas de forma separados, o el lomo de vaca madurada, son algunas de las propuestas de una carta con cerca de 60 platos que cambian a diario porque se nutren de la oferta de ingredientes en el mercado. Las tapas recuerdan los orígenes de los ingredientes: calamares del norte, cazón en adobo del sur, los callos a la madrileña. Porque en La Ancha realizan las compras de sus productos de formación centralizada en el origen de los mismos, y ya sabe que en Madrid es donde se encuentra el mejor pescado de España.

Algunos postres que ofrecen este establecimiento son difíciles de encontrar en nuevos restaurantes de Barcelona, ​​como la cuajada con miel y nueces, la tarta de queso Fismuler, con queso crema, Idiazábal y queso azul o el babá caliente con nata, que se flambea en mesa ante el comensal. Molino de Pez también cuenta con una extensa carta de vinos, además de una buena oferta de coctelería clásica. Y en las cenas, la iluminación invita al intimismo, que se acentúa con un pianista.

Informar de un error