Marta Ortega coge las riendas de Inditex con el reto de paliar el impacto de la guerra y la inflación

SEGUIR

Hace más de una década, un miembro del linaje de Amancio Ortega vulve a presidir Inditex. Su hija pequeña, Marta, toma hoy posesión, aunque no tendrá funciones ejecutivas. De esta manera, sustituido por Pablo Isla, que lleva en el cargo desde 2011, culminó allí el relevo generacional del grupo textil. Aunque las funciones ejecutivas recaerán sobre el nuevo consejero delegado desde el pasado mes de noviembre, Óscar García Maceiras, la nueva presidenta sí tendrá varias responsabilidades. En concreto, el consejo de administración propone que se encargue de las áreas de auditoria interna, secretaría general y consejo de administración y la comunicación en una nueva era que para la empresa dueña de Zara es todo de retroalimentación.

Isla, que recibirá una indemnización de 23 millones de euros, ya en herencia un imperio que ha superado los 28.000 millones de euros en ventas y más de 3.600 millones en beneficios en 2019. Solo la pandemia truncó que el gigante textil seguirá registrando récords, aunque los resultados del año pasado se quedaron cerca de las cifras prepandemia. Ahora, Marta Ortega, junto con Maceiras, deberá lidiar con varios desafíos, algunos a corto plazo.

Porque la guerra de Ucrania sigue siendo una problemática para Inditex. La compañía tuvo que cerrar sus tiendas tanto en Ucrania como en Rusia. En este último país, los establecimientos han ascendido a 502, con 10.200 empleados, siendo el mercado más importante después de España. Para este primer trimestre, el grupo textil ha informado que en el crecimiento de la facturación de febrero ambos países representan el 5%.

El nuevo tándem tendrá ahora que paliar el impacto del conflicto bélico, que de momento está azotándole en Bolsa. Desde que estalló la guerra, Inditex ha perdido el 19,62% de su valor, y ayer mismo Iberdrola la débancó como la compañía del Ibex con más capitalización. Ayer, las acciones cayeron un 5%.

El crecimiento colgante la etapa de Isla no se entiende sin la apuesta por el mercado online. El ya expresidente tuvo claro que para tener que recortar los tiempos para una mayor eficiencia en la distribución y realizó una integración de las tiendas online y físicas gracias a la tecnología RFID. Hoy, Zara vuelve a internet a todos los países del mundo y las ventas online representan más del 25% de Inditex. Ahora, el objetivo de la compañía es superar el 30% del total en 2024. Además, la sostenibilidad ha sido otra de las patas clave de la dueña de Zara, cuyo objetivo es lograr emisiones netas cero en 2040.

También atrás que tiene por delante Ortega y Maceiras está minimizando el impacto de la inflación, que ya llega al 9,8% en marzo. Durante la presentación de resultados, Isla estimó que la empresa sufrió los precios de media en España un 2%, mientras que en otros mercados llegaría al 5%. El objetivo no es otro que keeper el marginen bruto, que llegó al 57% en 2021. If los precios surgen su escalada, no se descarta que la compañía tenga que hacer nuevas revisiones de precios.

aviones

En el apartado de planes, el próximo día 8 de abril se inauguró la tienda mayor de Zara del mundo, que estará ubicada en el hotel Riu Plaza España de Madrid. En concreto, contará con 7.700 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas, entre las que se incluye una planta sótano que albergará un almacén para prestar servicio inmediato de reposición de premios. La macrotienda contará además con zonas de autocobro y tendrá la experiencia ‘Modo Tienda’. Asimismo, también albergará un Stradivarius de 1.200 metros cúbicos. Esta apertura simboliza la estrategia de Inditex con sus tiendas en los últimos años, donde busca establecimientos amplios y más metros de superficie comercial que cantidad de tiendas.

Por otra parte, además de Arteixo, se encuentra en fase de construcción el nuevo edificio de Zara, que albergará los equipos comerciales y de diseño. Se trata de un mueble de 170.000 metros cuadrados y que costará 240 millones de euros, tendrá cinco plantas y encajará de lleno en la estrategia de sostenibilidad de la empresa. Se espera que esté terminado entre 2024 y 2025.