Laura Ponte invitada a recorrer Madrid con los ojos curiosos de un turista

Vivo en Madrid desde hace 30 años. Fue mi madre la que provocó nuestra migración desde Oviedo. Había estudiado la carrera aquí y acertó pensando que de alguna manera tendríamos más u otras oportunidades de ver, compartir, aprender… Es una ciudad abierta, acogedora y dinámica. Somos muchos a los que la capital ha permitido construir una vida. Acabo de volver de París y es realmente curioso ver con entusiasmo qué las personas admiramos y nos dejamos epatar por arquitecturas y sociedades ajenas y cuando pasamos por nuestras ciudades bajamos los ojos y nuestro interés se apaga. Hace años que decidí mirar esta ciudad como todas aquellas que admiro. No dejes de sorprenderme y gustarme incluso más.

En Madrid se puede cambiar radicalmente de plan con facilidad.

Soy una persona abierta que tiene amigos muy ansiosos que siempre proponen planes apetecibles. Usted das un paseo por la Casa de Campo o el Retiro o el parque de Berlín que está aquí cerca. Callejeas, que es la mejor manera de conocer la ciudad. Hay siempre alguna expo o concierto apetecible … y comer o cenar en cualquiera de los infinitos lugares donde en Madrid se come bien, y muy bien. Siempre propongo poner hijos para descubrir un sitio nuevo.

laura ponte

El ido descubre la ciudad poco a poco. Al principio recorres las partes que te sitúan fácilmente. Luego te vas dejando ir. Hay que perderse en las ciudades. Es la manera de conocerlas. Está muy bien conocer la cultura más propagandística, pero las ciudades las hacen las personas que habitan en ellas, y Madrid ha ido creciendo e integrando otras culturas que, conviviendo con la nuestra, todavía han enriquecido más algunos barrios. Tengo un electrificado y eso allowe me moveme con facilidad por toda la ciudad sin preocuparme por el tiempo, ya que puedo aparcar sin límite de horario y entrar en zonas restringidas al tráfico normal. Me encanta conducir y no me da pereza recoger a la familia y amigos por toda la ciudad y déembarcar en nuevos lugares.

De cualquier manera que se recomendara, empiezo por Carabanchel, un barrio que descubrimos hace años porque participamos en la creación de un estudio, una especie de comunidad que incluye artistas de diferentes disciplinas y organizábamos exposiciones, que llamamos Urgel3. Hoy recomiendo, visito y, sobre todo, disfruto de Casabanchel, una casa y espacio de creación contemporánea donde encuentro siempre inspiración y contacto con el mundo más creativo y libre. Todo es colaborativo, generoso y basado en la economía del regalo.

También os invitamos a visitar los estudios Nave Oporto y Malafama para tener la oportunidad de ver trabajar a artistas muy interesantes y reconocidos… y el buen ambiente que allí se genera. Si estás por la zona, puedes ir a Martino’s (Calle Zaida, 83) comida nacional con un producto excepcional; en Matilda (C/Matilde Hernandez, 32), un bar de pinchos que seguro tiene las salas de tryo; en Abrazzas, un riquísimo peruano (C/ De la Oca, 26, en Legazpi). Además es súper interesante a nivel gastronómico multicultural el Mercado de Guillermo de Osma, en Arganzuela.

En Ventas, hay que estar pendientes de todas las actividades del CAR, Centro de Acercamiento a lo Rural (Calle del Buen Gobernador, 4), sede de Campo Adentro y un edificio de los años 30, cedido por la Comunidad de Madrid, donde se genera talleres, performance, exposiciones y cocina que conectan lo rural con lo urbano a través de procesos creativos y sociales.

En Lavapiés suelo ir al Mercado de San Fernando y es un planozo con familia, amigos o sola El Rastro, donde no hay que perderse las tiendas El Ocho (C/Mira el Río Alta, 8) y El Transformista, las dos han sido mi perdición y siempre es bueno asomarse, aunque no se gaste.

La Casa Encendida, en la Ronda de Valencia, 2, siempre es un buen sitio para acercar el arte vanguardista a la familia a través de exposiciones, cursos y talleres. También puedo recomendar, en Las Letras, la galería José de la Mano (C/Zorrilla, 21) para redescubrir a los primeros artistas como españoles conceptuales, y, en el Barrio de Salamanca, la tienda Abbatte (C/Villanueva, 27) con ropa de hogar y textiles hechos a mano. Tiene su sede en Segovia, en una antigua abadía, y all su producto es natural, sostenible, ecológico y trata de recuperar los antiguos oficios de los telares.

En Chamberí me gusta cenar en La Parra, nunca dejaré de ir. En Prosperidad, visito el taller de Andrea Zarraluqui, con sus platos y vajillas pintadas a mano, de donde no quiero salir, su estudio es maravilloso, y me lo quiero llevar todo.

Cuando doy un paseo por el Parque de Berlin suelo comer en La Ancha, tomarme un vino en la Cavatina al sol e ir al Auditorio.

Tengo más sitios favoritos, como el atelier de lencería Le Bratelier y El Estudio de Isabel y Elena Pan de Soraluce, donde me quedo ensimismada con sus esculturas.

En cuanto a eventos, os invito a acudir al Madrid Design Festival, hasta el 13 de febrero con exposiciones, encuentros y talleres; a ver al Teatro del Barrio la obra ‘Cómo hemos llegado hasta aquí’, con Nerea Pérez de Las Heras y Olga iglesias (recomendación absoluta) ya la exposición de fotografía de Ana Nance ‘Fábulas y banderas evanescentes, en Casa Árabe.

Laura Ponte es diseñadora, al frente de su atelier de costura a medida y joyería para novias, tras haber triunfado como ‘top model’ internacional. También embajadora del SUV Citroën C5 Aircross Hybrid.