La Academia de Hollywood castiga a Will Smith con diez años sin asistir a los Oscar por la bofetada

SEGUIR

La bofetada de Will Smith a Chris Rock en la última gala de los Oscar ya tiene castigo: diez años sin acudir a los eventos organizados por la Academia de las Ciencias y de las Artes Cinematográficas. En esencia: una década sin poder poner el pie en la alfombra roja de la gran fiesta del cine, la ceremonia de los Oscar.

La Academia de Hollywood tomó esta determinación en la reunión de su Junta de Gobernadores de este viernes, que tenía como principal objetivo cortar la sangría de mal imagen provocada por la agresión del actor al cómico en los últimos Oscar y la tibia reacción inicial de los organizadores de la ceremonia

“La Junta ha decidido que, durante un período de diez años a partir del 8 de abril de 2022, Smith no tenía permiso para asistir a ningún evento o programa de la Academia, en persona o de forma virtual, incluyendo, pero no solo, a los premios de la Academia”, anunciaron en un comunicado el presidente y la consejera delegada del organismo, David Rubin y Dawn Hudson, respectivamente.

“Acepto y respeto la decisión de la Academia”, reaccionó Smith en un comunicado escueto a los medios estadounidenses.

Desde el episodio, en el que Smith arrestó un guantazo a Rock, que presentó uno de los premios, por un chiste sobre el corte de pelo de su mujer -Jada Pinkett Smith, que sufre alopecia-, se ha barajado que tipo de castigo impondría la Academia de Hollywood tiene uno de los actores más populares. Poco después de la agresión, Smith reconoció el Oscar como mejor actor.

El actor decidió renunciar a su membresía conocida en la Academia días después del incidente. Algunos miembros de la Academia, que no expulsaron a la sala al agresor y que dieron bandazos en su reacción al episodio, especularon con la posibilidad de retirarle la estatuilla.

Eso no ha ocurrido finalmente y Smith solo quedará excluido de eventos. Pero todo indica que -aunque no podrá votar por no ser ya miembro de la Academia- sí podrá recibir nominaciones en el futuro por su participación en películas y volver a ganar un Oscar. No podrá recibirlo en persona al menos hasta 2032.

El castigo a Smith es otra muestra del endurecimiento progresivo de la posición de la Academia sobre la agresión. En una cartilla se leyó el permiso de que Smith acudirá a la gala, tras emitir un comunicado de contenido y que se debe asegurar que afectará al actor que abandonará la ceremonia, algo que contradijo poco después el propio productor de los premios, Will Packer. . Ante el aluvión de críticas, la Academia ha buscado ahora una respuesta más rápida. Primero colocó la reunión tradicional de la Junta de Gobernadores posterior a los Oscar el 18 de abril, más pronto de lo habitual. Y esta semana, la adelantó de nuevo hasta la cita del viernes.

En su última comunicación, además del castigo a Smith, ofrece más autocrítica: “No gestionamos de forma adecuada la situación en la sala. Pedidos perdón por ello”, dice la Academia, que admite haber estado “no preparado para algo sin precedentes”.

Rock, que apenas ha hablado de forma pública de la agresión, no ha reaccionado por el momento a la sanción de Smith.