Johnson saca adelante su ley para modificar unilateralmente el protocolo de Irlanda del Norte

SEGUIR

Fue el pasado 13 de junio cuando el gobierno de Boris Johnson presentó en la Cámara de los Communes un proyecto de ley que permitiría unilateralmente el Protocolo de Irlanda del Norte, que formaba parte del acuerdo del Brexit y que establece controles aduaneros que sin embargo no hay motivo para suponer una frontera dura entre las dos Irlandas, para proteger el acuerdo de paz que se realizó en 1998. Tras un intenso y largo debate que se prolongó durante horas, finalmente la mayoría de los parlamentarios votaron a favor del proyecto este lunes, una razón de 295 contra 221.

El primer ministro ya anunció por la mañana que la ley, que ahora seguirá su tramitación con los pasos necesarios, incluyendo su paso por la Cámara de los Lores, sería aprobado «bastante rápido» y «sin poner en peligro de ninguna manera el mercado unión de la UE”.

El Reino Unido está intentando «arreglar algo que creo que es muy importante para nuestro país, que es el equilibrio del acuerdo de Viernes Santo de Belfast», defendió, y apuntó que la comunidad norirlandesa «siente que las cosas realmente no están funcionando».

Sin embargo, Johnson no las tenía todas consigo, sobre todo después de que, dentro de sus propias filas, la ex primera ministra Theresa May liderara una rebelión contra la propuesta, argumentando que no está justificado un cambio unilateral en el Protocolo mientras existe el mecánico de disputa, conocido como artículo 16, que puede invocar cualquiera de las partes. El proyecto es “ilegal” y “fracasará”, confirmó May. “Como patriota, no quisiera hacer nada que menospreciara a este país a los ojos del mundo”, declaró, para luego directamente al Ejecutivo: “Tengo que decirle al Gobierno que, en mi opinión, este proyecto de ley no es legal en el derecho internacional, no logrará sus objetivos y disminuirá la posición del Reino Unido a los ojos del mundo, y no puedo apoyarlo”.

También carga contra la medida propuesta por Johnson el exministro de Desarrollo Internacional Andrew Mitchell: “Esta ley rompe descaradamente un tratado internacional, écha por tierra nuestra reputación a nivel internacional y enamenaza con una guerra comercial en un momento en el que nuestra economía está plana” , criticó, y agregó que “la reputación de nuestro partido y la reputación de nuestra nación están en peligro”.

A cambio, lo defendió a capa y espada la ministra de Exteriores, Liz Truss, que abrió el debate diciendo que proyecto de ley es “necesario y legal” y que está diseñado para proteger el Acuerdo del Viernes Santo, que puso fin a tres décadas de la violencia en la región. Hace dos semanas, Johnson señaló que el solo documento contiene algunos ajustes «triviales», que todo es un simple «cambio burocrático». Sin embargo, el vicepresidente de la Comisión Europea encargado de las relaciones con el Reino Unido, Maros Sefcovic, consideró que las acciones unilaterales «su sempre perjudican para la confianza», si es que a estas alturas queda aún algo de ella entre Londres y Bruselas.

“Idealmente, arreglaríamos estos problemas a través de la negociación, pero la UE ha descartado intercambiar el texto del protocolo. Ireland del Norte ha estado sin un Ejecutivo en pleno funcionamiento desde febrero debido al protocolo, en un momento de crisis por el costo de la vida y muchos otros desafíos”, sostuvo la ministra, haciendo referencia a que los problemas por el acuerdo han provocado un bloqueado en la formación de gobierno en Stormont, es que los unionistas del DUP niegan gobernar con el Sinn Féin si no se elimina el Protocolo. Jeffrey Donaldson, líder del DUP, opinó que en el último año y medio el impacto del protocolo “en la vida económica, constitucional, social y política de Irlanda del Norte” ha sido “devastador”.

La oposición se mostró abiertamente en contra del cambio. Por ejemplo, Hilary Benn, expresidenta laborista del comité del selecto del Brexit, quien dice que “este es un proyecto de ley nacido de la desesperación plus de los principios”, y descartar que “es hora” de que el Reino Unido y la Unión Europea «vuelvan a sentarse a la mesa y resuelvan esto».