Iniciativa italiana “para detener la guerra mundial contra el pan”

SEGUIR

Mario Draghi anunció una reunión de países mediterráneos, en colaboración con la FAO, en Roma. El primer ministro italiano pretende promover también una iniciativa para desbloquear los puertos del sur de Ucrania y permitir el paso de los barcos que transportan el trigo. En su intervención en el Parlamento sobre la guerra de Ucrania, explicó que: “La reducción de la oferta de cereales y aumento de precios pueden tener efectos desastrosos en algunos países de África y Oriente Medio”.

La seguridad alimentaria es una prioridad de la política exterior italiana, para contener los flujos de inmigración y evitar la inestabilidad política y social en países vulnerables. “Hay que detener de raíz la guerra mundial contra el pan que tiene lugar en todos los lugares del mundo, con los precios por las nubes por la guerra de ucrania”.

Este es el mensaje dramático que ha lanzado el Gobierno italiano, al tiempo que propone una iniciativa internacional.

El primer ministro, Mario Draghi, ha anunciado la organización para el próximo 8 de junio en Roma de un “Diálogo Ministerial con los países mediterráneos en colaboración con la FAO, para delinear medidas de intervención”. En un discurso para informar sobre la situación de la guerra de Ucrania, en el Senado y en la Cámara de Diputados, Draghi ha afirmado que la crisis humanitaria provocada por la invasión rusa corre el riesgo de añadir una crisis alimentaria: “La reducción de la oferta de cereales y el consiguiente aumento de los precios -explicó Draghi- corre el riesgo de tener efectos desastrosos, en particular para algunos países de África y Oriente Medio -grandes importadores del trigo ucraniano-, donde el peligro de crisis humanitarios, políticos y sociales es cada vez mayor”.

Países amenazados

Estructura del Contenido

El primer italiano ha destacado que la guerra en Ucrania trajo la seguridad alimentaria de millones de personas, también porque suma las críticas que surgieron durante la pandemia. La consecuencia es que el índice de precios de los alimentos aumentó durante el año 2021 y registró un máximo histórico en marzo.

Rusia y Ucrania está rodeada de las principales fuentes de cereales a nivel mundial. Por sí solos, es responsable de más del 25% de las exportaciones mundiales de cereales. “Veintiséis países —precisó Mario Draghi— dependen de ellos para más de la mitad de sus necesidades. La devastación de la guerra ha afectado la capacidad de producción de grandes áreas de Ucrania. A esto se suma el bloco por parte del ejército ruso de millones de toneladas de cereales en los puertos ucranianos de los mares Negro y Azov”.

Desbloquear el trigo de Ucrania

El mensaje fundamental de Mario Draghi ha sido que se debe actuar con la máxima urgencia para evitar que el conflicto en Ucrania provoque una grave crisis alimentaria. En su reciente viaje a Washington, el Primer Ministro italiano conversó con el Presidente Biden bajo la urgencia de una acción internacional coordinada. “Le pedí al presidente Biden —ha explicado Draghi— apoyo para una iniciativa compartida por todas las partes para permitir liberar de inmediato los millones de toneladas de trigo bloqueadas en los puertos del sur de Ucrania. En otras palabras, se debe permitir el paso de los barcos que transportan este grano, y si los puertos han sido, como dicen, minados por el ejército ucraniano, deben ser desminados para este propósito. Todas las partes involucradas podrían abrir ahora un paréntesis de colaboración para evitar una crisis humanitaria que llevaría a la muerte a un millón y millones de personas en la parte más pobre del mundo”, concluyó Draghi.

prioridad de la politica italiana

La seguridad alimentaria se ha convertido en una prioridad para la política exterior italiana, para contener los flujos de inmigración, sobre todo de algunos países africanos. Así lo ha destacado el ministro de Asuntos Exteriores, Luigi Di Maio, que impulsó, en una reunión de la ONU en Nueva York sobre la crisis alimentaria, la iniciativa de diálogo con todos los países mediterráneos, en colaboración con la FAO, anunciada hoy por Draghi para el 8 de junio. El ministro italiano Di Maio ha explicado por que es urgente “detener de raíz esta guerra mundial del pan que se está dando en todos los lugares del mundo en este momento”: “La inseguridad alimentaria -ha dicho Di Maio- crea inestabilidad en los países vulnerables, especialmente los del Mediterráneo alargado, donde pueden surgir conflictos o la aparición de organizaciones terroristas”.

En la reunión ministerial de Nueva York sobre la crisis alimentaria provocada por la guerra de Rusia en Ucrania, el jefe del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, ha lanzado este lamamiento al presidente Putin: “Si tienes un mínimo de corazón , abre estos puertos de Ucrania para alimentar a los pobres. Es fundamental que los puertos estén abiertos”, reiteró Beasley.