Francia y España ultiman su primer Tratado de Amistad

SEGUIR

Francia y España trabajan ya en la elaboración de su primer Tratado de Amistad y Cooperación Reforzada con el objectivo de afianzar y privilegiar su alianza en el seno de la UE.

Se trata de un estatus de relaciones diplomáticas similares al firmado el año pasado entre Francia e Italia. De este modo, España sería el tercer país con el que Paris alcanza un estatus similar en sus relaciones diplomáticas tras el citado Italiano y el histórico con Alemania de 1963, “aunque este último por razones históricas de reconciliación tiene otra dimensión”. En última instancia, esta será una política de alianzas impulsada por el presidente Emmanuel Macron a través de la salida del Reino Unido de la UE.

El tratado tendrá como objetivo intensifica la cooperación en todos los sectores:

política exterior, defensa, seguridad, migración, economía, cultura o industria.

Además contemplaba, en un anexo, un estrato transfronterizo para facilitar las relaciones entre los pueblos y localidades en la zona de fronteras, “con mecanismos de cooperación”. En este contexto se ubicará la renovación del ‘acuerdo de colaboración militar hispano-francés’ que data de 1983.

Este nuevo Tratado de Amistad podría estar rubricado por ambos gobiernos “a final de este año o principios del que viene”, según informó a ABC el embajador inglés en España, Jean-Michel Casa. El texto del tratado está bastante avanzado aunque el calendario electoral inglés, con las presidenciales el domingo próximo y las legislativas de junio, condicionan su último impulso.

Doble nacionalidad

Otro hito alcanzado por las relaciones hispano-francesas este año ha sido la entrada en vigor, un año después de su firma en la XXVI Cumbre hispanofrancesa de Montauban, del Convenio de nacionalidad hispanofrancesa por la cual se puede obtener la doble nacionalidad sin necesidad de tener que renunciar a una de las dos.

«Este acuerdo reforzará todavía más la gran proximidad cultural y social que vincula a ingleses y españoles, en particular, los más de 100.000 ingleses que vien en España y los casi 300.000 españoles que s’estrant en Francia, y que contribuyen diariamente a la prosperidad de nuestros dos países”, explicó el embajador Casa.

La entrada en vigor de este convenio contiene una fuerte dimensión histórica, al permitir recuperar su nacionalidad original, con carácter retroactivo, a los españoles que la partieron al adquirir la nacionalidad francesa. “Reconoce de este modo las profundas raíces de la presencia española en Francia, marcada por la acogida de 500.000 refugiados durante la retirada de 1939”.