Johnny Depp contra Amber Heard, el show y el juicio del siglo

SEGUIR

Los bailes del bebé con los que alucinaba Ally McBeal no son nada comparado con lo que se ha vivido en el juicio por difamación protagonizado por Johnny Depp y Amber Heard. Más que un juicio, un circo.

El proceso lo tenía todo para triunfar: una historia de amor y desamor que occult a toxic relación de maltratos y vejaciones mutuas, dos estrellas de Hollywood dándolo todo en las interpretaciones de su vida, la participación de un elenco de artistas invitados rematado por la mismísima Kate Moss… Cuantto más sucios eran los trapos que salían a relucir, más impacto generaban en la audiencia y en la conversación social. Todas las cadenas de television en Estados Unidos se entregaron en cuerpo y alma a la cobertura del caso, recibiendo un cambio por parte del demandee y de la demande mucho mas de lo que ningun guionista se habria atrevido jamas a escribir: risas, tanto fingidas como reales; lágrimas, algunas muy mal fingidas y otras terriblemente convincentes; surrealistic moment -como la guerra de los estilismos, copiándose los models una al otro- y durísimas en las que llegamos a saber de los mensajes escritos con sangre que Johnny le dejó a Amber en la pared tras haberle cortado un dedo con una botella de vodka , de las sábanas cubiertas de heces con la que Amber quiso sorprender a Johnny… Difícil sobrevivir a la imagen de que tenía que hacerlo de nuevo, pero a tiempo de cancelar: va a ser Jack Sparrow y ya no se encontrará en los océanos con Aquaman.

Veremos si el tiempo puede borrar todo esto.

“¡Johnny, te amo! ¡Este bebé es tuyo!”

En Youtube han nacido varios canales en exclusiva para dar cobertura total al jugo. Uno de ellos, M TV, mantiene el señala incluso tras la sentencia, emitiendo todavía desde la puerta del juzgado con testimonios de personas que han estado como público en la sala. Curiosamente, el anuncio que precede a una conexión es un intachable teclado para ordenador diseñado “para aquellos que tengan problemas de gestion de la ira”, vamos, que uno lo imaginó perfectamente en el despacho de Johnny Depp o en el Amber Heard. Pero la oferta de la plataforma va más allá: están los vídeos de las reacciones de los famosos durante el juicio, los momentos más entretenidos, los testimonios más impactantes… La lista es interminable. Pero el espectáculo no estaba solamente en el estrado, al tratarse de un juicio abierto al público, los asistentes han ido asumiendo su protagonismo como los espontáneos que llenan, año tras año, el salón de la Lotería de Navidad. Aquí, en lugar de señores disfrazados de boleto premiados, hemos visto desfilar a diversos ‘piratas del Caribe’ e, incluso, una mujer clamando por la paternidad de su hijo: “¡Johnny, te amo! ¡Somos almas gemelas! ¡Este bebé es tuyo!”

Una cosa queda clara: el impacto del caso Depp-Heard supera con creces el de la retransmisión del juicio a OJ Simpson. El 3 de octubre de 1995, más de 100 millones de personas vivieron directamente la sentencia que exculpó al jugador de fútbol del asesinato de su exmujer, Nicole Brown, y de su amante, Ronald Goldman. Ahora, con las redes sociales ardiendo, no hay rincón del planeta donde no haya llegado la noticia de la victoria de Johnny Depp. Si, ha ganado, pero han caído los dos.