Clausurada una clínica dental clandestina, escondida en un restaurante de Barcelona

La Guardia Urbana investiga a dos personas por intrusismo profesional y un delito contra la salud pública

GUARDIA URBANA

La Guardia Urbana ha clausurado una clínica dental clandestina, escondida en un restaurante de Barcelona. Los agentes localizaron el espacio muy seriamente requerido por un posible incendio en los bajos de un edificio de la calle Comte Borrell, en el barrio del Eixample.

Una vez allí, los policías comprobaron que no había ningún incendio, pero aún así inspeccionaron el local. Fue así como decubrieron la clínica odontológica encubierta. Estaba en un altillo, con luces y calefactores, para realizar intervenciones bucodentales.

Asimismo, durante el registro, la Policía encontró medicamentos, así como joyas de metales nobles que, los encargados de la clínica encubierta utilizaron como prótesis dentales o empastes una vez fundidas. También paquetes de tiza para hacer moldes de piezas dentales.

Uno de los responsables del local era que ha podido brindar los servicios odontológicos, y hacía sin ningún tipo de titulación, lo que suponía un grave riesgo para la salud de los potenciales clientes.

Además, el espacio no reunía las condiciones requeridas para desarrollar una actividad médica o quirúrgica y tampoco garantizaba la correcta desinfección antiséptica.

Por estos hechos, la Urbana investiga a dos personas por intrusismo profesional y un delito contra la salud pública.

Informar de un error