¿Cómo se calcula el Grado de Minusvalía o Discapacidad?

Según las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en los Pactos Internacionales de Derechos Humanos, se considera que una persona presenta discapacidad cuando tenga deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo y que, por tal motivo, no le permita interactuar de forma igualitaria de condiciones con los demás miembros de la sociedad.

Por lo tanto, el Grado de Discapacidad, llamado anteriormente Grado de Minusvalía, corresponde a ciertos criterios técnicos que implican una valoración de las discapacidades que presenta una persona, cuando se ve afectada en sus relaciones familiares, sociales, laborales, educativas y culturales, que en muchos casos no permiten su integración. Estos criterios están fijados por listas aprobadas por el Real Decreto 1971/1999 del 23 de Diciembre.

¿A qué se refiere la valoración del grado de discapacidad?

La valoración de la discapacidad o minusvalía, debe ser evaluada por los organismos competentes, en este caso el Equipo de Valoración y Orientación (EVO), quien es el ente encargado de estudiar el proceso patológico que puede haber originado la discapacidad, la cual puede deberse a problemas congénitos o adquiridos. También puede ser diagnosticado por los médicos especialistas. Tras este estudio se deben aplicar las medidas terapéuticas correspondientes y con ella establecer adecuadamente toda la documentación necesaria para la discapacidad.

¿Cómo calcular el Grado de Discapacidad?

Para calcular el grado de discapacidad o de minusvalía, el Equipo de Valoración y Orientación (EVO) correspondiente a cada comunidad autónoma, debe estudiar objetivamente la situación de salud presentada por la persona solicitante, con respecto a todas las patologías presentadas y luego compararlas con el Anexo I a) del Real Decreto 1971/1999, antes mencionado y el cual establece los siguiente, cada uno estructurado en capítulos:

Cap. 2- Sistema músculos-esquelético.

Cap. 3- Sistema nervioso.

Cap. 4- Sistema respiratorio.

Cap. 5- Sistema cardiovascular.

Cap. 6- Sistema hematopoyético.

Cap. 7- Sistema digestivo.

Cap. 8- Sistema genitourinario.

Cap. 9- Sistema endocrino.

Cap. 10- Piel y anejos.

Cap. 11- Neoplasias.

Cap. 12- Aparato visual.

Cap. 13- Oído, garganta y estructuras relacionadas.

Cap. 14- Lenguaje.

Cap. 15- Retraso mental.

Cap. 16- Enfermedad mental.

Esta valoración involucra los siguientes aspectos:

  • Capacidad para realizar las actividades de cuidado personal como: vestirse, comer, aseo e higiene personal, entre otras.
  • Capacidad de poderse comunicar de forma clara.
  • Actividades físicas, que incluyen: las básicas (levantarse, vestirse, reclinarse, etc.) y las funcionales (trasladar, elevar, empujar, etc.)
  • Funcionamiento de los cinco sentidos (gusto, olfato, oído, vista, tacto).
  • Movilidad de las manos, entre las que están (agarrar, sujetar, apretar, otras).
  • Uso y manejo del transporte.
  • Actividad sexual.
  • Afectación del sueño.
  • Relaciones sociales y otras actividades.

Posteriormente, se estudian los grados de discapacidad que la persona solicitante requiera, los cuales están clasificados en discapacidad: nula, leve, moderada, grave o muy grave. Y a partir de este grado de minusvalía, se obtienen las diferentes fases o clases y por último se determina el porcentaje exacto de la discapacidad.

Grados de Discapacidad

  • Grado 1.- Discapacidad nula.

Existe alguna dificultad para llevar a cabo las actividades de la vida diaria. Sin embargo, es posible realizar las prácticas de los quehaceres diarios.

  • Grado 2.- Discapacidad leve.

Se presenta una dificultad leve para llevar a cabo las actividades de la vida diaria. No obstante, son compatibles con la práctica de las mismas.

  • Grado 3.- Discapacidad moderada.

Se presenta una disminución importante o imposibilidad de la capacidad que tiene la persona para realizar ciertas actividades de la vida diaria, pero aún muestra independencia en su autocuidado.

  • Grado 4.- Discapacidad grave.

Se detecta una disminución importante o imposibilidad de la persona para realizar la mayoría de las actividades de la vida cotidiana, presentándose cierta dificultad para realizar su autocuidado.

  • Grado 5.- Discapacidad muy grave.

Los síntomas presentados imposibilitan completamente la realización de las actividades de la vida cotidiana y su autocuidado.

Fases o clases de la discapacidad y porcentaje de discapacidad de una persona

Para determinar el porcentaje de discapacidad, es necesario tener en cuenta los criterios o clases que se establecen según la importancia de las deficiencias y el grado de discapacidad que las origina.

Se definen cinco clases:

  • Clase I. Se engloban todas las deficiencias permanentes que se han diagnosticado y que se han tratado de forma adecuada mediante ciertos parámetros como son; datos analíticos, estudios radiográficos, entre otros, en cada sistema del cuerpo. Según los análisis realizados no se produce discapacidad, y por lo tanto, su porcentaje de discapacidad se considera en un 0 %.
  • Clase II. Se incluyen deficiencias permanentes, que según los análisis realizados de los sistemas del organismo dan origen a una discapacidad leve. El porcentaje de discapacidad se corresponde entre 1 % y el 24 %.
  • Clase III. Se origina una discapacidad moderada según los estudios realizados de los sistemas del organismo. Su porcentaje de discapacidad está comprendido entre el 25 % y el 49 %.
  • Clase IV. Incluye las deficiencias permanentes de los sistemas del organismo según los análisis realizados y por lo tanto producen una discapacidad grave. El porcentaje de discapacidad de esta clase está entre el 50 % y el 70 %.
  • Clase V. Se incluyen las deficiencias permanentes severas que originan una discapacidad muy grave. En esta clase se supone la dependencia de otras personas para poder realizar las actividades más importantes de la vida diaria. A esta categoría se le asigna un porcentaje de discapacidad del 75 %.
A %d blogueros les gusta esto: