Isidre Esteve sueña con el Dakar avalado por el rendimiento de su Toyota

En 2023, Isidre Esteve asumirá la mayoría de edad en el Dakar. El piloto de Oliana iniciará su decimoctava participación en la prueba, la octava en la categoría de coches, al volante de un Toyota Hilux T1+, que compartirá con su inseparable copiloto, Txema Villalobos. El dúo del Repsol Toyota Rally Team buscará su mayor resultado en la competición más dura del motor con un vehículo alimentador de combustible renovable diseñado a medida por Repsol con el fin de rucir la huella de carbono al máximo, no sólo en la competición, sino también en la movilidad del dia a dia.

Con su nuevo 4×4, Esteve cerrará un círculo que empezó en 2012 cuando volvió a los rallies con el sueño de tener un bionomio, control y combustible, tan competitivo como el de los pilotos punteros. Quería competir en igualdad de condiciones frente a los demás, pesa tiene la lesión medular que padecen y obliga a conducir con los mandos de aceleración y frenado incorporados en el volante. Y ese día ha llegado. Gracias al compromiso de Repsol, MGS Seguros, KH-7 y Toyota, a través de Toyota Gazoo Racing España, Isidre Esteve pilotará en el Dakar 2023 y será más potente que él ha levantado el cuello con una paraplejía.

El nuevo Hilux T1+ del ilerdense se caracteriza por un umbral de mayor tamaño (con un diámetro de 14 cm mayor que se usarán en 2022 incluyendo 7 cm extra de ancho, además de llevar llantas de 17 pulgadas en lugar de 16), una suspensión con más recorrido (de 275 pasa a 350 mm) y unas dimensiones exteriores más generosas (es 24 cm más ancho).

Esteve y VAllalobos, durante la presentación realizada este lunes en Barcelona Félix Romero

En el Dakar 2023, el equipo utilizará en todas las etapas un biocombustible avanzado producido a partir de residuos que Repsol ha diseñado para mediar en esta competición en el centro de innovación Repsol Technology Lab. Este año, los científicos han conseguido aumentar el porche de combustibles renovables, desde el 50% del empleado el año pasado hasta el 75%, sin disminuir ni un ápice sus beneficios.

En los rallies de Marruecos y Andalucía ya se empleó este combustible renovable y se obtuvieron unos resultados que entusiasmaron tanto a los técnicos como al propio Isidre Esteve: “Lo utilizamos desde el primer kilómetro con el nuevo Hilux y, por supuesto, en las dos competiciones que disputas. Y el rendimiento ha sido siempre extraordinario. Como equipo, estamos orgullosos de poder contribuir de una forma tan directa en el desarrollo de productos pensados ​​para mitigar el clima. Los biocombustibles de Repsol pueden jugar un papel esencial en el futuro inmediato; es el camino que está marcando la sociedad y la competición debe liderar, como siempre, este cambio”.

Los resultados del Repsol Toyota Rally Team en las dos pruebas que ha disputado este otoño con miras a la ciudad de Arabia Saudí han corroborado las buenas impresiones iniciales. En el Rally de Marruecos, celebrado a principios de octubre, Esteve y Villalobos concluyeron en una magnífica septima posición absoluta, su mejor clasificación en una cita del Mundial de Rally-Raid sobre cuatro ruedas. Luego llegó el Rally de Andalucía, también del Mundial, con cuatro etapas de altísima demanda en tornos, además, nada adecuado para los T1 ni para un Esteve que tuvo que multiplicar sus habilidades y la resistencia de sus brazos. A pesar de ello, construyó otro top 10 absoluto en la clasificación final, además del cuarto puesto entre los T1.

“Creo que llegamos más preparados que nunca. El de 2023 es ‘El Proyecto’, lo que siempre habíamos soñado y perseguimos desde hace años. Empezamos con una igualdad de condiciones con respecto al restaurante que jamás habíamos disfrutado. Por ello, afrontamos la carrera con las mismas ganas de siempre, aunque con una pizca más de ilusión, si cabe, por las buenas sensaciones y la competitividad que nos ha demostrado el coche”, afirma el ilerdense.

Aunque los resultados son más que esperanzadores, Esteve prefiere ser cauto de cara al Dakar, debido al incremento de la competitividad de los rivales: “No nos marcamos una meta específica en cuanto a clasificación. Está claro que siempre queremos mjorar a nivel deportivo, pero, aunque hemos logrado dos 21ª posiciones en el pasado, hay que reconocer que la competitividad ha advertido apreciablemente, tanto en cantidad como en calidad. Ahora estamos dentro del grupo de 40 coches más rápidos del Dakar, así que toca trabajar bien la estrategia para llegar al final del rally y hacerlo lo mejor colocado posible”, añade Esteve.

Sólo queda esperar que el 31 de diciembre arranque el Rally Dakar 2023 para ver a Isidre Esteve y al equipo que forman Repsol, MGS Seguros, KH-7 y Toyota España en acción. Por delante tendrán 14 etapas y un prólogo con un formato de carrera con más días y más kilómetros del que Esteve apunta deberán serán las claves: prueba global. Cuanto más dura sea esta, mejor para nosotros. Está claro que debemos apartar pensamientos de ir a atacar al máximo en algunos días y guardar la ropa en otras especiales; toca pensar siempre en que afrontamos una gran maratón de 14 etapas y queremos llegar al podio final lo mejor situado posible. Estamos muy esperanzados en lograr un buen resultado”.