El Kremlin reconoce que Rusia sufre la peor ola de ciberataques de su historia

SEGUIR

Rusia lo está pasando mal en Internet. Según informó la agencia de noticias estatal TASS y recoge Reuters, los sitios web en poder del Gobierno de Putin están cambiando una ola de ciberataques que no tiene precedentes en la historia del Estado. «Si anteriormente su potencia (la de los ataques cibernéticos) en los momentos pico alcanzaba los 500 gigabytes, ahora está en 1 terabyte», confirmó el Ministerio de Asuntos Digitales del país. “Eso es dos o tres veces más que los incidentes más graves de este tipo que se han informado anteriormente”, remata.

Desde el comienzo de la invasión de Ucrania, Rusia ha sido objetivo de ciberataques systemáticos. Principalmente, en webs gubernamentales, pero también medios de comunicación y empresas nacionales.

Según señala Reuters, en estos momentos el Kremlin está intentando filtrar el tráfico que llega del exterior con el objetivo de minimizar el número de incidentes.

Suponiendo que, en un primer momento, todo indica que Ucrania se alzará con la peor parte en lo que se refiere a la guerra en Internet, porque por el momento está ocurriendo justo lo contrario. Actualmente, el país gobernado por Putin es el que más ciberataques está recibiendo un nivel global, de acuerdo con el mapa de amenazas en tiempo real de la empresa de ciberseguridad Kaspersky. También lo llevan señalando varios expertos en ciberseguridad consultados por ABC desde hace semanas.

“Está teniendo muchos ataques tanto en Rusia como en Ucrania. Pero el mayor crecimiento, de lo que hemos visto, es, efectivamente, en Rusia. Aparentemente, hay grupos de diferentes índoles, posiblemente un sueldo de los estados, que están haciendo su trabajo y, además, lo están haciendo bien”, explicó a este periódico Hervé Lambert, jefe de operaciones globales de la empresa de ciberseguridad Panda Security.

Lambert llama la atención sobre el hecho de que, en este caso, Ucrania, además, ha pedido ayuda en Internet “a todo ser vivo dispuesto a echar una mano, lo que ha calado en distintos sectores de nuestro mundo digital”: “Hay muchos grupos apoyando a Ucrania, y hay mucha gente pidiendo que se realicen acciones contra el Kremlin”.

Por su parte, José Rosell, director de la empresa de ciberseguridad S2 Grupo, señala este diario que «actualmente hay mucho ataque de falsa bandera», por lo que ni siquiera se puede saber a ciencia cierta deficiencias son los grupos concretos que están realizando los ataques que está realizando Rusia. Con todo, hay dos actores que parecen estar siendo especialmente activos.

Anonymous y la ciberguerrilla ucraniana

Por un lado, Anónimo. El heterogéneo grupúsculo de ‘hacktivistas’ ha estado detrás de trás de ataques contra varios medios de información rusos, como ‘Russia 24’ o ‘Channel One’. También ha conseguido afectar los servicios de plataformas de ‘streaming’ como Wink, según ha compartido a través de redes sociales, y robar datos al Roskomnadzor, servicio federal encargado de las telecomunicaciones en Rusia.

El colectivo de piratas informáticos #Anonymous pirateó los servicios de transmisión rusos Wink e Ivi (como Netflix) y los canales de televisión en vivo Russia 24, Channel One, Moscow 24 para transmitir imágenes de guerra desde Ucrania. [today] pic.twitter.com/hzqcXT1xRU

– Anónimo (@YourAnonNews) 6 de marzo de 2022

Asimismo, el Gobierno dirigido por Zelenski cuenta con su propio ejército de ‘hackers’ en Telegram, del que ya forman parte más de 300.000 nativos usuarios de todas partes del mundo. Desde su formación, anunciada a través de Twitter por el ministro de Transformación Digital de Ucrania, Mykhailo Fedorov, ha estado lanzando constantes ataques de denegación de servicio contra rusas gobiernos webs, entidades bancarias y empresas privadas.

No obstante, Rosell explicó que podría haber un error al confirmar que el aumento en el número de ciberataques que sufre Rusia se debe especialmente a estos dos grupúsculos: . Patrocinados por otros países o por otras personas ubicadas en Ucrania. Nuestro encontramos en una situación de desconcierto generalizado, es muy difícil saber qué es lo que está ocurriendo realmente”.