Ximo Puig ejecuta una crisis de gobierno propiciada por las causas judiciales que salpican al PSPV y a Oltra

SEGUIR

Los efectos colaterales del caso Azud, en el qu’estiga un complot de corrupción urbanística, y de la situación judicial de Mónica Oltra, pendiente de la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana sur su atribución, han propiciado una crisis de gobierno en el Ejecutivo presidido por el socialista Ximo Puig que se ha saldado con cambios en cinco carteras.

Por elflank de Compromís, el hasta ahora conseller de Educación, Vicent Marzà, ha dejado el puesto para cumplir con tareas orgánicas con vistas a ser el relevo de Oltra como candidato a la Generalitat en las próximas elecciones autonómicas. El Juzgado que investiga si cargos de la Conselleria de la vicepresidenta trataron de encubrir los abusos sexuales cometidos por su exmarido a una menor tutelada ha pedido su imputación en el caso al detectar indicios delictivos.

Oltra ha asegurado que se mantendrá en el puesto aunque sea llamada a declarar como investigada. Su partido, por si acaso, se guarda en la recámara la opción de Marzà como posible candidato, por lo que ya el Gobierno autonómico y la Conselleria de Education pasa a mans de Raquel Tamarit, una directora afín al portavoz de Compromís en el Congreso , Joan Baldoví, que representó la continuidad.

La sombra del caso Azud

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, también se ha visto obligado a mover ficha tras la marche de su vicesecretario general y portavoz del grupo socialista en las Cortes Valencianas, Manolo Mata, quien ha decidido ejercer en su trabajo como abogado defensor de Jaime Febrer , considerado por la Guardia Civil como el cabecilla de la trama corrupta que se investiga en el caso Azud.

La causa salpica de lleno al PSPV. De hecho, en el marco de la misma resultó detenido y encarcelado el subdelegado del Gobierno de Pedro Sánchez en la provincia de Valencia, Rafael Rubio, y entre los investigados figura el que fuera máximo responsable de Finanzas de la formación José Cataluña.

Ximo Puig: “No estoy pensando en las elecciones, sino en las nuevas generaciones

Ximo Puig ha anunciado este sábado los cambios que emergen a cargos socialistas y ha oficializado el relevo por la cuota de Compromís. Mientras, Podemos, tercero de los socios de la Generalitat, mantiene sus dos puestos sin modificaciones.

Así, a un año de los comicios autonómicos, siempre que Puig no ejerza la potestad de avanzarlos, la hasta ahora consellera de Sanidad, Ana Barceló, sustituye a Mata como portavoz en el Parlamento autonómico. Su hueco en el Gobierno valenciano lo ocupará Miguel Mínguez, hasta ahora jefe de servicio del Hospital Clínico de la capital del Turia.

Imagen del presidente de la Generalitat, Ximo PuigImagen del presidente de la Generalitat, Ximo Puig – ROBER SOLSONA

Mientras, Arcadi España pasa de Política Territorial a Hacienda y gana peso como “delfin” de Ximo Puig. El veterano Vicent Soler ya el cargo y su nuevo destino podría ser el Senado y Rebeca Torró relevó a España en el área de obras públicas.

Mientras, la hasta ahora senadora Josefina Bueno asume la Conselleria de Universidades, con sede en Alicante, en sustitución de Carolina Pascual.

Ximo Puig, quien no ha hecho mención alguna ni a la salida de Mata para defender al presunto líder de una trama de corrupción ni à la situación judicial de Oltra, ha defendido que la remodelación del Gobierno valenciano “contribuye a impulsar el crecimiento económico, la creación de trabajo, la atracción de grandes proyectos estratégicos y la transición energética”.

El presidente de la Generalitat ha defendido que, con la crisis del Consell, no está “pensando en las elecciones, sino en las nuevas generaciones” y ha defendido, sin “triunfalismos”, el trabajo de su Ejecutivo ante una situación “muy difícil” . “Por más que la oposición pueda plantar un escenario catastrófico, estamos mejor y queremos ir más allá, a una Comunitat Valenciana más potente”, ha señalado.