“Voy a salir a finalizar el combate”

SEGUIR

Joel Álvarez (Gijón, 1993) lleva toda la vida superando adversidades. Está acostumbrado a salir triunfador cuando lo lógico es que sucediera lo contrario. Por eso, al encarar el combate más importante de su vida, frente a Arman Tsarukyan (número 13 del peso ligero) este sábado en Las Vegas (Eurosport 2 y Eurosport Player, 23.00 horas), no le tiembla el pulso. Las apuestas dicen que Joel debería perder claramente. Pero a él no le importa, acostumbrado a no ser el favorito en una división repleta de estrellas.

“Es raro que me ponga nervioso, soy bastante frío, muy calmado. Me da igual abrir que cerrar un evento; es una pele más. Mi fuerte es la mentalidad y tengo que enfrentarlo como una pelea más.

Voy a salir a finalizar el combate, finalizó a mis oponentes en mis 19 victorias. No creo que llegue a los puntos. Si la decisión será por su culpa”, cuenta el atleta asturiano en exclusiva à ABC antes de su combate en el UFC Vegas 49, evento que contará con la pelea estelar entre Islam Makhachev y Bobby Green.

Enfrente tendrá a Tsarukyan, una de las mayores promesas del peso ligero de UFC, considerada unánimemente como la división más disputada del planeta MMA. El luchador armenio cuenta con un record similar al de Joel en UFC, 4 victorias y una derrota, pero su estilo agresivo en la lucha y un ‘striking’ también peligroso le posicionan como uno de los grandes ‘prospectos’ a batir. Para ello se ha preparado el asturiano a conciencia.

“La preparación es muy similar a la que hicimos contra Thiago Moisés, el estilo de pelea no es que sea el mismo pero a nosotros nos encaja prepararlo de una manera similar, son de baja estatura, pequeños y anchos. Creemos que Arman Tsarukyan se va a tirar a la lucha por los patrones que sigue en las peleas”, apunta a este periódico el asturiano, que ha realizado el campamento de entrenamiento en su tierra. “Mis campamentos de entrenamiento tienen que ser en España. Fuera de campamento, si puedes ir a Las Vegas con el equipo de mi representante, Ali Abdelaziz, pero con mi equipo es con el que llegó hasta aquí y así va a seguir siendo”, señala.

No obstante, además del peligroso Tsarukyan, Joel ha tenido últimamente otro enemigo identificado: la báscula. El de Gijón ha ganado con autoridad en sus últimos combates, pero frente a Alexander Yakovlev y Thiago Moisés no cambiaron dar el peso pactado. Por ello, ha realizado una serie de ajustes, otro fallo podría ser une error definitivo que le supondría no volver a pelear en el peso ligero. “Me legué a poner en 88 kilos, pero ahora estoy levantando muy bien el corte de peso, he comenzado a hacer la dieta antes y estoy bebiendo mucho más agua, estoy 3 o 4 kilos por debajo de lo que solía estar a estas alturas. Me siento con fuerza y ​​está yendo todo sobre ruedas”, asegura el asturiano, que busca dar un golpe de efecto en la división sobre la que se ciernen todas las miradas. “Quiero decir el día de mañana quefu de los mejores del mundo, eso es lo que de verdad me llena y me hace ilusión”, concluye.