Visto para sentencia en el Tribunal de Cuentas el juicio por los 4 millones estafados a la EMT de Valencia

SEGUIR

El Tribunal de Cuentas (TCu) ha dejado visto para sentencia el caso de la multimillonaria estafa sufrida por la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Valencia en 2019. Perdió 4 millones de euros, que fueron transferidos a cuentas del extranjero. Un grupo organizado suplantó identidades para convencer a la persona a cargo de la administración de la EMT de que debía realizar esas transferencias por supuestos contratos pactados por las personas a cargo de la entidad. La estafa se prolongó durante semanas, luego que se desgajó y se defraudó.

Aquel caso condujo a la apertura de diligencia en el TCu. Este martes se celebró el juicio. En el banquillo se sintió Celia Zafra, que será la responsable del área de administración de la EMT de Valencia.

La Fiscalía y la EMT han coincidido en la petición de condena: que Celia Zafra se vea obligada a reintegrar, con intereses, los 4.054.971,91 euros que perdió como entidad municipal a raíz de la estafa. Considerando que esta directiva se saltó los procedimientos, no cumplió con sus obligaciones y, por tanto, es persona a cargo contable directa de esa pérdida punible de fondos públicos.

Por su parte, Zafra ha reiterado su línea de defensa. Alega que no debe ser condenada, que no cabe exigirle responsabilidad responsable y que, por tanto, no se le pueden exigir esos 4 millones de euros. Alega que ante el Tribunal de Cuentas solo pueden ser procesados, juzgados y condenados, en su caso, los gestores de fondos públicos, y que ella no lo era. Fiscalía y EMT no comparten la tesis y subrayan que la práctica demuestra que sí dispuso de esos fondos públicos que accobaron en manos de los estafadores que urdieron el engaño.