“Sin un medio ambiente sano, no habrá ningún tipo de derecho humano”

Asunción Ruíz. SEO/Vida de las aves

El Director de SEO/Birdlife advierte a Nacional Unidas que el acceso a un entorno limpio y saludable sea un derecho humano universal

“Me gusta decir que en SEO tenemos pájaros en la cabeza, pero los pies en la tierra”. Con esa idea, Asunción Ruiz, directora de SEO/Birdlife, ha llegado hasta la Asamblea General de Naciones Unidas. Allí ante los principales líderes mundiales, junto con sus compañeros, plantó que a medioambiente sano fuera un derecho humano universal más. Una petición que nació de la campaña One Planet, One Right y que ha hecho realidad a final del mes de julio con 161 votos a favor, ocho abstenciones (China, Rusia, Bielorusia, Cambodia, Irán, Kirguistán, Siria y Etiopía) y ninguno voto en contra. Ahora, “es el momento de exigir”. Así lo explicó en una conversación telefónica que interrumpe sus vacaciones, “porque la ocasión lo merece”, explicó.

-Finalmente, Naciones Unidas ha reconocido como derecho humano disfrutar de un medioambiente limpio, saludable y sostenible. Enhorabuena por la parte que le toca… ¿Qué sentí al conocer la noticia?

-Sentí mucha emoción y esperanza. Para una organización conservacionista como SEO/Birdlife era el eslabón que necesitábamos. La justicia social y ambiental son los dos frentes para conseguir el reto de la equidad en la humanidad. Conseguir esto esto es un relato histórico que permitirá que se pueda cumplir el resto de los derechos universales, porque sin un medioambiente sano no se podrá cumplir con el resto de derechos.

-¿Cuándo surge esta idea?

-El derecho a un medioambiente sano se lleva hablando mucho tiempo, pero se hacia de forma parcial y era dificil arrastrar a las naciones a nombrarlo como derecho. Tras la pandemia, pensamos que era el momento que se reclamara esto con más fuerza. Lanzamos desde Birdlife International la campaña One Planet, One Right y en dos años hemos conseguido que se apruebe y, además, con ningún voto en contra. Es un paso importantísimo para que las futuras generaciones tengan calidad de vida.

“Conseguir esto es un hecho histórico que va a allowir que el resto de los derechos universales se pueden cumplir”

-Pero, ¿este reconocimiento es sólo una declaración o tiene alguna implicación jurídica?

-Es verdad que este reconocimiento histórico no es vinculante, pero, repito, es importante. Ahora, todos los estados incluso tienen la obligación de respeto y hacer cumplir este derecho, esto reforzará la actuación ambiental e,, en los países más reacios se podrá exigir. Asimismo, es una herramienta primordial para poder reclamar a todos los agentes estatales y empresariales hacer frente a esta triple crisis climática, de pérdida de biodiversidad y de contaminación. Estamos ante el primer paso para que se abra un paraguas jurídico a nivel internacional para acceder al Tribunal Penal Internacional. El momento social que vivimos, donde la pandemia ha arrasado con el modelo que usa, es el adecuado para globalizar derechos, porque el mayor derecho que tenemos es la vida y nos lo estamos jugando ya que el medioambiente no está sano. Estamos globalizando derechos, pero ahora queda el siguiente paso que es localizar la economía.

-Hablando de local, el Artículo 45 de la Constitución Española habla de «proteger y mejorar la calidad de vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva», ¿el siguiente paso es perseguir que se cumpla?

-Efectivamente tenemos un principio rector que señala que todas las políticas deben respetar el medioambiente. Somos una de las 150 democracias en el mundo donde se recoge ese principio, pero sería excelente si se hubiera aplicado hasta sus últimas consecuencias.

-Me ha resultado curioso su frase en la biografía de Twitter: «A pesar del PIB… ¡No vamos a desfallecer!». Ahora que «vienen tiempos convulsos», ¿teme que de lado la lucha contra el cambio climático?

-Lo temo y, de hecho, ya hay algún indicio de que puede ser así. Antes de la pandemia, Europa se había comprometido con el Pacto Verde y con la crisis de Ucrania se ha cambiado. Sin ninguna duda, este momento histórico de reconocimiento como derecho universal va a permitir que la organización pueda reclamar que proteger el medio ambiente está por encima de todas las políticas.

-Más de una década al frente de SEO/Birdlife, ¿de qué se siente más orgullosa?

-Es muy difícil. Me siento orgullosa de qué es SEO/Birdlife, porque con más de 68 años tiene una de hacer y pedir las cosas que es vivirlas en primera persona. Todo lo que pedimos en los despachos lo hacemos porque sabemos qué es, de esto me siento especialmente orgullosa. Cuando solicitemos una forma de producir alimentos más tenibles, antes hemos sido agricultores y hemos sido capaces de cultivar arroz ecológico en el Delta del Ebro, por ejemplo. Somos una organización que requiere lo necesario en esta sociedad desde el punto de vista ambiental, pero también decimos cómo hacerlo.

«Somos la primera generación consciente del problema del clima climático y quizás la última que pueda hacer algo»

-Han crecido y son referencia en el punto de vista ambiental. ¿Cómo vienen los jóvenes?

-El empuje de los jóvenes está siendo muy potente. Nosotros tenemos una junta juvenil que está haciendo una revolución interna en SEO que nos hace mirar con otros ojos cuál es la transición ecológica que hay que pedir al restaurante de la ciudadanía. Los jóvenes pajareros en SEO son la mejor cantera para no desfallecer en ese grito de “ni un grado más, ni una especie menos” o seremos nosotros esa especie que no existirá.

-Recientemente, varios investigadores han asegurado que estamos infravalorando las consecuencias del clima climático. ¿Estás de acuerdo?

-Lo que estamos haciendo es negarlo. Recientemente, Youssef Nassef, director de Adaptación Climática de la Secretaría de Cambio Climático de la ONU, dijo que el clima climático es tan completo como la psicología humana no lo reconoce. En determinados grupos de la sociedad se niega y ese es el problema. Se nota desde décadas de la crisis climática y ecológica y en lo único que se ha equivocado es en la velocidad que se produce. Somos la primera generación consciente de este problema y cuestionamos la última que pueda hacer algo.

-¿Hay un mensaje optimista de cara al futuro?

-Sí, de hecho hemos visto que ningún país se ha negado a que el medioambiente sano sea un derecho humano más. La buena noticia es que todos en la sociedad y en cualquier lugar del mundo no tiene que mendigar por un medio ambiente sano, ahora puede exigirlo. In SEO tenemos pájaros en la cabeza, pero los pies en la tierra y vamos a pedir su cumplimiento.

Informar de un error