Penélope Cruz no para de dar asco

Carmen Cervera es reportada para un cuadro, ‘Mata Mua’, de Gauguin, y no porque el hijo Borja se afeite o porque haya bronca o bronquita con su nuera, Blanca Cuesta. Estas verbenas familiares ya parecen cosa del pasado. Carmen es noticia, al fin, por lo suyo, que es la administración de la colección Thyssen. El ‘Mata Mua’ ya está expuesto en el Museo Thyssen. Ese famoso cuadro se lo llevó Carmen, en su día, hasta nuevo orden. Una nueva orden que ha sido antes. Porque se cerró con el Gobierno el contrato renovado de la colección de Tita. Carmen siempre se ha transmitido un tira y afloja de condiciones de su colección con el Ministro de Cultura correspondiente. Cuando

se rompieron las negociaciones, o quedaron en suspenso, Tita pilló el mítico Gauguin y se lo llevó a casa, que es como llevarse a casa al propio Gauguin, hasta que llegara un acuerdo. Tengo cierta debilidad por Carmen Thyssen, y no sé si por esto hay que pedir perdón, o no. Como vivimos, en general, en una verbena de litigios, con tanto famoso de Juzgado, se nos vuela el rato de ponerle prosa a mujeres como Carmen, que son antorcha de la fama de verdad y ejemplares únicos de una crónica social que casi va ya En camino de extinción, porque ahora nos toca a los escribientes la página de corrupción o bien el cachondeíto pertinente o impertinente de los populares peatonales de garrafón. De modo que se nos iba yendo del foco, o de la ocasión, Carmen Thyssen. Pero está de acuerdo en que no se nos vaya. El ‘Mata Mua’ contó con un paquete de garantía, un furgón blindado y un armazón de metralletas. Se arriesgó por ahí que podrían alcanzarse los 80 millones de euros en una subasta. Tita se hizo fuerte en la negociación. Estaba contento con eso. Porque siempre tuvo de su parte a Gauguin, que es de la familia.

martes

Rosalía se ha comprado en Manresa un palacete con finca de los que solo se compraban los toreros. Rosalía es exótica hasta en las inversiones.

miércoles

La semana es de Penélope. Penélope es Penélope. Ve a postularte para un Oscar, y ya ha ganado, si nos ponemos finos, porque Oscar ya tiene uno. Overwhelmed me, y casi me irrita, que aún haya quien escatime talentos a Penélope, que ne ganar la Copa Volpi, en Venecia, por su papel de Janis, una thinking madre y adolorida, en ‘Madre paralelas’. Y cito rápido, para no enredarnos. Esta chica solo nos da disgustos. Creo que hemos cumplido la justicia con Penélope, aquí, porque nos gusta confundir el trabajo con el alternativo, y preferimos que todos los jóvenes famosos se adornen con Elsa Pataky, que reunimos más mérito que el bikini que se pone o se quita. Esta nominación, en Penélope, es un premio. Y a uno le apetece celebrarlo. Primero, porque siempre creído a fondo perdido en ella, desde el mismo día de conocerla, hace siglos, cuando ni se sabían de sus devociones por Nacho Cano ni ella se tenía por la más hermosa de su barrio. Segundo, porque su Oscar es un altísimo fruto de su fe in sí misma. Estamos ante la chavala que inauguró Alcobendas como capital de Hollywood, por un Oscar, y fue fue mundial, haciendo un trío de trato con Kate Winslet y Sean Penn. Is lo que las crónicas urgentes llaman “una estrella internacional”. Pero yo lo de estrella internacional lo recojo sin ironía alguna, porque ella no es otra cosa, entre las figurillas de su oficio, que ya cargan a menudo cumpleaños de momia. Penélope reúne mucha filmografía, ya, y también mucha bibliografía de portadas, pero también mucha escuela, acaso sin pretenderlo. Hay siempre una punta de discípulos que quieren funcionar en Hollywood, y lo mismo hasta lograrse un consorte máximo, y con Oscar, como la propia Penélope. Naturally que la carrera de Penélope ha sido un estímulo para las mocedades de su gremio, pero demasiado a menudo la miran de modelo de mucho ropero y marido de vitola, que es a lo que se dedican tantas que no buscan solo una portada, sino no jamá sucia de una portada. Tantas y tantos. Pero ella sigue a lo suyo de siempre. Dando sin parar el disgusto del premio siguiente.

Iker Casillas – GTRES

Jueves

Rueda por ahí que Iker y Rocío son pareja secreta. Iker es Iker, oh mar, Iker Casillas. Rocío es Rocío Osorno, influencia de mucha lámina, y exmujer de una senadora de Vox. Iker ya se ha pronunciado ante la noticia: “Ave María Purísima”. Que no es precisamente decir amén.

Viernes

Igual se veía venir: Georgina ha terminado trabajando de Cristiano Ronaldo. Como él, ahora se emplea en el fútbol, ​​solo que en el fútbol de lencería, que es algo que Cristiano ha cumplido de dos maneras, dentro del campo, y fuera del campo. Con veces, mete un gol, y se quita del tirón la camiseta, con lo que empieza el ensayo de un anuncio de calzoncillos. Luego, el anuncio de calzoncillos propiamente dicho va y lo hace con fotos, para una firma del ramo. De manera que Cristiano es una Georgina macho que juega al fútbol. Y Georgina es un Cristiano Ronaldo con sujeto, y que es del Manchester, como el novio, solo que del Manchester de grada. Es una chica de las que se hace un selfie y siempre sale el ombligo, o alrededores. Trabajaba en una tienda de ropa y ha acabado siendo ella el escaparate de la tienda entera.