Once castillos de España que tienen una historia de fantasmas entre sus piedras

En religiones antiguas. el 1 de noviembre era fecha en que había que alimentar a los espíritus, que la Iglesia terminó transformándose en Día de Todos los Santos, quitando las comidas (algunos países como México siguen conservando la costumbre).

Este es pues el día en que aparecen los fantasmas, almas errantes que se niegan a irse, o muertos de manera violenta. Algunos parecen haberse quedado en unos cuantos de los numerosos castillos -mucho convertidos en cómodos hoteles- que hay en España, y dicen que aparecen a lo largo del año. Puede haber solo uno, pero en otros hay varias almas errantes, y suelen ser inofensivas. Pero, como todo en esta vida, hasta los fantasmas se utilizan para promocionarse y pueden ser importantes fuentes de ingresos. En estos castillos están los más famosos.

1

Vivienda del Parador de Cardona

Castillo de Cardona, Barcelona

La habitación 712 del Parador Nacional de turismo tiene fantasma. Amores entre una joven cristiana, hija del vizconde, y un príncipe musulmán están en el origen de la historia, más allá por el siglo XI. El padre, enfadado, encerró en una torre (la Torre Minyona) de un castillo important, tanto que hata tiene una iglesia de ese siglo en su interior. In 1976 pasó a ser Parador, en el que se han mantenido todos los detalles que nos hacen viajar en el tiempo y en el que dicen que el espíritu de Adalés sobrevive, que así se llamaba la muchacha.

2

Castillo de Pedraza

Castillo de Pedraza

Pedraza, Segovia

El dueño del castillo se fue a luchar a las Navas de Tolosa, allá por el siglo XIII. Al regresar, se encontró con que Elvira, su esposa, había tenido un romance con Roberto, su amor de juventud, quien había ingresado en un convento y había llegado al castillo como capellán. El guerrero traicionado mató a los enamorados dos que andan todavía gimiendo por el castillo y caminan por las habitaciones. En 1926 el pintor Ignacio Zuloaga entendió el castillo es un estado ruinoso. Restaurado por sus herederos, allí se instaló el Museo Ignacio Zuloaga. El precio de la entrada 7 euros.

3

Castillo de Trigueros del Valle

Castillo de Trigueros del Valle Ical

Trigueros del Valle, Valladolid

Todo comenzó con una torre del castillo del siglo XV donde se decidió que vivía una fantasía, quizás el de Fernán Alfonso de Robles, que murió asesinado (su escudo está en la puerta de entrada). Desde hace pocos años el ‘castillo encantado’ se explota turísticamente. De hecho tienen una página web bautizada así: elcastilloencantado.es. Y este mensaje: “Bienvenidos a El Castillo Encantado, una auténtica fortaleza del siglo XV habitada por seres y criaturas fantásticas”. Hasta el 27 de noviembre, por las salas subterráneas allí pueden verterse monstruos, fantasmas y seres malditos y de otros mundos.

4

Castillo de Santa Bárbara

Castillo de Santa Bárbara Juan Carlos Soler

Castillo de Santa Bárbara, Alicante

En el castillo de Benacantil (que acabó siendo el de Santa Bárbara) se cuenta la historia. Aquí la chica era mora, Cántara, enamorada de un compatriota, Alí. Su padre la promisió al mismísimo Almanzor. Alí se suicidó y la tierra se abrió surgiendo el agua (en la cercana presa de Tibi), y ella se lanzó al abismo, que hoy conoce como el Salto de la Reina Mora. Es un lugar turístico y se puede visitar, pero no de noche. Enfrente está la roca conocida como la ‘cara del moro’ (el padre de ella atormentado por la tragedia).

5

Castillo de Topas

Castillo de Topas

Topas, Salamanca

El castillo se llama del Buen Amor porque era lugar de amantes famosos, entre ellos el arzobispo Alfonso de Fonseca, que llegó a tener cuatro hijos con Teresa de las Cuevas y fue excomulgado. Se han hecho sesiones de espiritismo y psicofonías a ver si aparece la tal Teresa o al menos el arzobispo. El caso es que, en la habitación número 8 dicen que se oyen jadeos, ruidos y que se enciende sola la televisión. Fue fortaleza militar en el XI, palacio en el XV, almacén agrícola hasta el XIX y posada/hotel ahora, el XXI, cuando se llama Posada Real Castillo del Buen Amor.

6

Exterior del Parador de Jaén

Exterior del Parador de Jaén

Jaén

El Castillo de Santa Catalina –siglo IX, de origen árabe– fue construido sobre el cerro que protege la ciudad de Jaén. En 1965 se levantó allí un Parador Nacional. En la habitación 22 (ahora es la 401) dicen que está el fantasma de una joven mora –Jasmina- que allí fue asesinada. Muchos de los huéspedes del parador juran haber oído lloros, muebles que se mueven y apariciones de una joven mujer de aspecto árabe. Los paradores de Jaén y Cardona se encuentran en las listas de los mejores hoteles-castillo de Europa.

7

Castillo de San Servando

Castillo de San Servando Ana Pérez Herrera

Toledo

El primer castillo de San Servando es del XI pero la historia del fantasmas es de tiempos de Felipe II. En la habitación T4 fue asesinado primero el alférez Valdivia, para robarle, y luego a otro militar, Diego de Ayala), que investigaba lo ocurrido. El siguiente encargado fue el capitán Lorenzo Cañada, que consiguió ahuyentar al asesino-fantasma de San Servando, pero se cuenta que cada vez que se han hecho obras en el castillo han ocurrido cosas raras. Hoy es un albergue que cuenta con 25 habitaciones dobles y diez de cuatro camas.

8

Patio del Parador de Sigüenza

Patio del Parador de Sigüenza

Sigüenza, Guadalajara

En el castillo de los Obispos -convertido en 1976 en Parador Nacional- deambula el fantasma de Doña Blanca. Es del siglo XII y su nombre se debe a que fue propiedad y residencia de varios prelados. A principios del siglo XIV, Pedro I encarcelado en él a su joven esposa Doña Blanca, quien estuvo confinada cuatro años y terminó envenenado con solo 25 años. Doña Blanca porque no tiene su casa arreglada y arrastra candado para las almohadillas.

9

Castillo de Coracera

castillo de coracera guillermo navarro

San Martín de Valdeiglesias, Madrid

En el castillo de la Coracera, del XVI, destaca la torre del homenaje. Allí se alojaron reyes y era de la familia Corcuera (se equivocaron al escribir el número y se quedó con el de Corcuera). Los sucesos extraños comenzaron cuando murió –jugando a la ruleta rusa- su último y excéntrico dueño, Juan Fernández de Ganza, quien hacía sesiones de espiritismo. Acabó comprándolo el Ayuntamiento y parece ser que acabaron las historias ya que la bodega de la Torre del Homenaje se ha convertido en Museo de los Vinos.

10

Castillo de Arteaga

Castillo de Arteaga

Arteaga, Vizcaya

El castillo -del siglo XIII- fue torre-prisión y son las almas de los que allí aparecieron los que se quejan todavía. Lo remodeló la misma emperatriz Eugenia de Montijo y más tarde se convirtió en hotel de lujo, donde se celebran bodas y comuniones.

11

Castillo de Loarre

Castillo de Loarre Fabián Simón

Loarre, Huesca

La abadesa Violante de Luna (que fue sobrina del papa Luna) fue encarcelada en su castillo románico y acabó misteriosamente desapareciendo. Dicen que se sele aparecer a los visitantes del castillo y por la noche se la puede ver asomada a las almenas. En la cripta han ocurrido algunos hechos paranormales cuando hay visitas turísticas. Se habla de una ‘dama mora’, pero más bien es cristiana y muy cristiana.