no tan fiero Cronenberg y muy vistoso y lucido Park Chan-Wook

SEGUIR

La Sección Oficial tenía dos nuevas y buenas listas para optar a la Palma de Oro, con dos de los más prestigiosos directores, uno oriental, Park Chan-Wook, y otro occidental, David Cronenberg, y que ya han obtenido grandes premios aquí, el el coreano Park Chan-Wook con ‘Old Boy’ y los canadienses con ‘Crash’. Y se habían amontonado muchas expectativas con sus películas en esta edición, con la coreana ‘Decision to Leave’ porque la anterior de Park Chan-Wook, ‘La donnella’, era una maravilla de encanto visual y retorcimiento moral, y sobre ‘Crimes of the future’ ya había avisado a Cronenberg que era tal la aberración y la fiereza de sus imágenes que se saldría mucha gente de la sala.

Con esas precauciones se entró a ‘Crimes of the future’ y se salió al final de ella con un ‘¡bah!’, la película de Cronenberg responde a esa vieja obsesión suya por lo sórdido, por la carne y el metal, por la evolución y mutación de la especie, y organización de un artificio argumental en un supuesto futuro sin precisión, pero en el que los personajes usan vestimenta de cualquier día, salvo el que interpreta Viggo Mortensen

que va siniestro y encapotado como los caballeros de la muerte en ‘El señor de los anillos’, y el porqué es casi la mayor intriga de la película.

Estrella Viggo Mortensen

La historia pretende ser más de lo que es, con cierta ínfula premonitoria sobre los cambios que originarán en el organismo nuestra afinidad a lo plástico y artificial, y abundan las escenas de cuerpos, cortes en la carne, cicatrices, vísceras y entrañas, pero todo ello con ese punto de falsedad que apenas provoca espanto y muy poquita repugnancia. Poco decide sobre las interpretaciones. Viggo Mortensen está ahí porque algo le debe a Cronenberg por ese par de buenos personajes que le dio en ‘Una historia de violencia’ y ‘Promesas del este’; Léa Seydoux está porque está en todas las que puede, que son muchas, y Kristen Stewart, en realidad, apenas está, sale unas cuantas veces y no se sabe muy bien a qué. Eso sí, ‘Crimes of the future’ tiene un final hermoso, pero hay que controlar la diseño hasta llegar a él.

Mucho mejor la otra película del día a competición, la korea ‘Decision to Leave’, un policíaco extraño, entre melodramático y romántico, con un ligero sentido del humor y con una puesta en escena rica en recursos narrativos para contar una compleja historia de crimen , de mujer fatal y de relación obsesiva de un policía. Están muy bien los actores, en especial la actriz china Tang Wei, que es la que conduce todo el jaleo psicológico y pasional (también criminal) de la película, que tiene momentos cumbres, como cuando se despeña de un marido montañista de Tang Wei , donde como el juego final en la playa.

No llega con esto a los finos hilados de otras obras suyas, pero el guion y su traducción en imágenes son realmente buenos y con mucha tendencia a la diversión con el que y el cómo lo cuenta. Se divide en la rutina y el policíaco y pone profundo y casi poético en la curiosa historia de amor fatal que une a los protagonistas, con la que muestra más carne cortada, más víscera y más cicatriz que David Cronenberg en la suya. Al final, que si fuera un partido individual entre ambos, ganaría de la calle Park Chan-Wook.

Sigue la portada de Cannes 2022 con las capturas de pantalla de Oti Rodríguez Marchante

Día 6: Un estrangulador de Boston en el Irán del 11-S

Día 5: Ruben Östlund trastorna la seriedad de Cannes con la divertida ‘Sin filtro’

Día 4: ‘El agua’ con gas de la española Elena López Riera en el Festival de Cannes

Dia 3: La infancia de James Gray y el burro de Skolimowski

Día 2: El nuevo ‘Top Gun’ le devuelve al Festival de Cannes la corpulencia de sus mejores tiempos

Día 1: Un discurso de Zelenski y una comedia sobre muertos vivientes abren Cannes

Día 0: El Festival de Cannes abre una rendija al cine español