“No podemos permitir que haya generaciones que ignoren lo que pasó”

Ermua ha acogido este domingo un gran acto institucional para recordar al concejal del PP Miguel Ángel Blanco con motivo del 25 aniversario de su secuestro y asesinato a manos de ETA. El homenaje, presidido por Felipe VI, ha contado con la presencia, entre otros, del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, así como del lehendakari, Iñigo Urkullu, y la hermana del edil y presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Marimar Blanco.

«Nunca podré olvidar cada instante de aquel día», ha asegurado Felipe VI en el acto institucional que celebró en el polideportivo municipal de Ermua que lleva el dorsal de Miguel Ángel Blanco. El Rey, entonces Príncipe de Asturias, tenía entonces 29 años, “la misma edad que Miguel Ángel”. Estuvo presenta en el multitudinario funeral que se celebró hace 25 años, y hoy ha querido volver al municipio vizcaíno para transmitir su “cercanía, afecto y cariño” a las víctimas del terrorismo.

En su discurso, el monarca ha grabado con emoción el espíritu de Ermua que surgió tras el secuestro y posterior asesinato del joven concejal. “El espíritu de Ermua es la victoria de la conciencia colectiva de todo nuestro pueblo”, ha asegurado. Por eso ha pedido que ese espíritu recuerde “cada día” el valor de la paz, de la vida, de la libertad y de la democracia.

Asimismo, Felipe VI también ha pedido mantener viva la memoria. “No nos podemos permitir que haya generaciones que ignoren lo que pasó en esos dolorosos días de nuestra historia”, ha insistido. Ha pedido, además, defender como un deber permanente los derechos que ETA arrebató a Miguel Ángel Blanco, Sotero Mazo (la otra víctima de Ermua a la que también se ha rendido homenaje este domingo) y a todas las víctimas del terrorismo. “Las víctimas del terrorismo dignifican nuestra democracia”, ha reiterado.

recuerdo doloroso

Estructura del Contenido

En este acto el Ayuntamiento de Ermua también ha querido rendir un homenaje a los concejales que formaban la corporación municipal aquel julio de 1997. Obra de Ibarrola. El primero en someterse al escenario ha sido Carlos Totorika, quien fuera alcalde del municipio aquellos fatídicos días. En último lugar ha accedido Marimar Blanco que ha recogido el reconocimiento en nom de su hermano.

Ha sido en ese momento cuando la hermana de Miguel Ángel Blanco ha tomado la palabra después de que la polémica surgió en los últimos días. Ha reconocido que la cita de este domingo «no es fácil» para ella supone enfrentarse de nuevo a la ausencia porque de su hermano, y también a la de sus padres, fallecidos con pocos días de diferencia en el año 2020.

“El asesinato de mi hermano unió a la sociedad española. Aquellos días nacía el espíritu de Ermua, la política antiterrorista más exitosa»

En su intervención, ha reiterado su profundo «agradecimiento» a todos los vecinos, y todos los españoles que esos días se levantaron en contra de ETA. Ha recordado cómo hace 25 años comenzaron las peores 48 horas de su vida y que terminó con la vida de aquel joven lleno de “sueños y proyectos” que solo buscaba defender “el estado de derecho, la constitución y el estatuto de autonomía”.

Ha afirmado que aquel espíritu de Ermjua, aquellas manifestaciones que “quemarán la llama de la indignación y la desesperación” no deberían olvidarse. Ha pedido no permitir que “tanto dolor se olvide” porque quienes entonces justifican el terrorismo de ETA “siguen más vivos que nunca” y sin condenar la violencia “como es debido”.

“Las víctimas queremos que se haga justicia”, ha insistido. Una justicia que, para Marimar Blanco pasa por construir una memoria “que respect la verdad, sin intoxication”. «Justicia y verdad debería ser siempre la prioridad de cualquier gobierno», ha insistido para finalizar pidiendo un futuro qu’est construya sobre cuatro principios: «verdad, memoria, dignidad y justicia».

El lendakari, Iñigo Urkullu, ha hecho en sus discos un llamamiento a la convivencia y el respeto al pluralismo político “en una Euskadi en paz, que construye la convivencia”. Ha pedido además, “mirar al pasado” para no olvidar que la violencia de ETA fue “injusta” y ha pedido una “valiente reflexión” y una “autocritica sincera” a quienes ejercieron y ampararon la violencia.

memoria y recuerdo

Pedro Sánchez, en su discurso, también ha pedido “seguir empeñados en la memoria y en el recuerdo”. El presidente del Gobierno ha recordado que la paz ha costado “mucho dolor” a los españoles y ha hecho un llamamiento para que “ese dolor se convierta en una conciencia colectiva indestructible que nuestra proteja siempre de la memoria”.

Sánchez ha recordado cómo en estos diez años tras el fin del terrorismo la sociedad española ha tenido que “reconstructir todo lo que intentaron destruir a los terroristas”. “ETA no consiguió ninguno de sus objetivos pero dejó tras de sí más de 800 víctimas mortales y 7.000 heridos”, ha grabado.

Ha sido precisamente colgante el discurso del presidente cuando el grito de “vete ya, cuentista” ha roto el silencio que ha reinado durante todo el acto. Después, ya pendante la ofrenda floral también se han escuchado algunos abucheos cuando Pedro Sánchez ha acudido a depositar su rosa roja.

El Rey, junto a Marimar Blanco

El Rey, junto a Marimar Blanco

El alcalde de Ermua, Juan Carlos Abascal, también participó en el acto y ha calificado una fecha triste para la libertad y la democracia, pero una fecha para la esperanza porque “nos liberamos del miedo” que generaba la banda terrorista.

“Las movilizaciones no fueron espontáneas ni surgieron por casualidad. Fueron líderes para mi antecesor. Quiero reconocer la valentía de los que no se arrugaron y plantaron cara, poniendo en juego sus vidas”, ha asegurado Abascal. “ETA nos arrebató la vida de Miguel Ángel pero no ha conseguido arrebatarnos ni la libertad ni la voluntad”. Su secuestro supuso “un punto de inflexión” contra el terrorismo. El actual, apuntó, “es el momento donde debemos construir y convivir entre todos y todas a favor de nuestras generaciones venideras”.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo que no ha intervenido en el acto también ha querido hacer un llamamiento a preservar la memoria. En declaraciones a los medios de comunicación ha reivindicado la “transición, la constitución y la democracia”. Ha pedido además “hablar con claridad” porque hubo unos que asesinaron y otros que crecieron. “La equidistancia no es buena”.

Vivas al Rey y a Miguel Ángel Blanco

Numerosas personas se han acercado a las inmediaciones del polideportivo de la localidad que lleva el nombre del concejal asesinado por ETA y donde se déarrolla este homenaje organizado por el Ayuntamiento de Ermua. Hasta ese lugar se han desplazado representantes de distintos partidos políticos y de instituciones que participan en el homenaje, entre ellos el Rey y el presidente del Gobierno ante quienes un dantzari ha bailado un aurresku de honor.

El acto terminó con una emotiva ofrenda floral en la que uno a uno todos los asistentes han depositado una rosa roja junto al monolito en recuerdo a las víctimas del terrorismo. Después, se vivió uno de los momentos más emotivos de la jornada, cuando desde el público varias decenas de personas reclamaron la presencia de Marimar Blanco para entregarle un ramo de flores.