“Mi paso por el Barcelona pudo ser diferente, pero asumo todos mis errores”

Gerard Deulofeu (Riudarenes, 1994) encandiló a la afición de Barcelona, ​​​​que relamía con la exquisitez técnica del canterano, pero no cuajó en el primer equipo y tuvo que buscarse la vida en equipos como el Everton, Sevilla y Milan antes de recalar definitivamente en el Watford. El nuevo Messi que no llegó a tanto. A sus 28 años ha encontrado la estabilidad y su mayor nivel en el Udinese. Poco después de conceder esta entrevista a ABC se lesionó la rodilla en el partido disputado el pasado sábado ante el Nápoles. Se caminó entre las grimas pero las pruebas realizadas lo dejan en un susto: un esguince que solo lo estirará 20 días de baja. Según el médico, su estilo de vida ha sido clave para ello.

—¿Cómo le va por Italia y en el Udinese?

—Estoy genial, maravilloso, disfrutando de este momento tanto en lo colectivo con el equipo como en lo personal. Estoy disfrutando mucho, sobre todo otorgando prioridad a estar san en el campo y poder disfrutar del fútbol, ​​aunque esto me lo ha hecho aprender las dos lesiones que tuve. Estoy muy feliz y atravesando un momento importante de mi carrera.

—Dos lesiones en la misma rodilla… ¿Cómo le afectó?

—Fueron dos lesiones muy graves en la misma rodilla que me hicieron sufrir mucho, no encontrarme en ciertos momentos y solo puedes tirar hacia adelante con las ganas y la ilusión. No podría estar jugando al nivel que estoy tras estas dos lesiones, sino que hubiera dedicado toda mi vida y todo mi enfoque al fútbol. Y también gracias a mi familia, que me ha dejado que meta en ese enfoque muchas horas para volver donde estoy ahora.

—¿Estar feliz se refleja en el campo?

—Las épocas que he pasado y las experiencias de haber estado en diferentes países y vestuarios me han enriquecido mucho. Soy una persona totalmente diferente a lo que era cuando era joven, como jugador también… Y eso te hace oír mucho mejor el fútbol y lo que quieren tus compañeros y el entrenador de ti. Así puedes volver a un nivel y controlar todos los aspectos de tu vida y de tu deporte.

—¿Cuál es el secreto para estar tan bien?

—Siempre digo que la familia un 50 por ciento y el fútbol el otro 50. Si tienes alineado y organizado el aspecto familiar y personal, luego el aspecto profesional va también a estar en la misma línea y vas a poder competir y estar al nivel en lo que quieres. Está claro que esto conlleva mucho preparativo, mucho enfoque de partido, ir al milímetro con cada trabajo que hago. Pero is primordial mi vida personal para que mi vida profesional esté bien.

—¿Está en su mayor momento?

—Sí, podría ser. A nivel de felicidad no tengo ninguna duda. A nivel de rendimiento he tenido muchos momentos buenos Durante mi carrera y éste sería uno de ellos. Las estadísticas dicen que es el mayor momento y mi felicidad también así que se lo dejo a ustedes para que lo valoren (risas).

—Dice usted que ahora se cuida mucho ¿antes no lo hacía?

-No. Significa que voy al milímetro. Analizo cualquier tipo de detalle y qué puedo hacer para ser mejor que el rival cada fin de semana. Eso hace que te alimentes mejor, descanses mejor, tenga cualquier tipo de técnica, máquinas… Mil cosas para llegar al partido siendo mejor que tu adversario. Hay gente muy buena, los partidos son muy difíciles y cada vbez hay gente mñás joven y hay que estar por encima de ellos.

—¿Y qué cambios ha introducido en su vida?

—Uno de los recursos que introdujo es el de comer solo cuando tengo hambre de verdad. Según mi calendario y mi vida me hace comer dos veces al día. Una por la mañana y otra por la noche. Eso te hacer espaciar las comidas y comes cuando tienes hambre de verdad. Tú controlas la comida, la comida no te controlas a ti. Por mi experiencia, a veces comía cuatro o cinco veces al día. Terminaba una comida y ya estaba pensando en la otra. He conseguido controlarlo y comer comida de mucha calidad. Me hace tener una energía dentro del campo y no sufro por acabar los partidos como antes me pasaba.

—¿Eres dietista?

—Tengo un equipo de trabajo que se encarga de controlarme el tema de la alimentación. Tengo a mi cocinero en casa, que es una maravilla. Entre ellos controla el tema de la alimentación, que es importante pero a su vez sencillo. Estoy muy contenta.

—¿Y también será importante el descanso?

—El descanso es importantísimo. A eso le tengo que agradecer mucho a mi pareja porque tenemos niños y para llegar descansado al entrenamiento necesitas descansar. Los niños en sus primeros años cuesta pero mi pareja me ayuda. Tengo mucha suerte en ese aspecto.

—Usted duerme en una cama Hogo Bed, una especie de burbuja antirradiación ¿se levanta más joven cada día?

—Es lo más grande del mundo. Sleep descansa en una cama como Hogo es una de las cosas fundamentales que pongo en mi vida y en mi cambio. Te hace levantarte al día siguiente con una energía increíble, con ganas, sin dolores, te rejuvenece, te resetea… Es un escándalo. Hay que probarlo para sentirlo.

—Es usted un descarado defensor de la psiconeuroinmunología…

—Tengo cuatro expertos que trabajan conmigo, que me ayudan en cualquier aspecto de mi vida, ya sea a nivel emocional, de cuerpo, de alimentación… Son chicos que conocen el cuerpo a la perfección, que saben cómo actúa y a partir de ahí se trabaja para actuar de la mejor manera para que la vida personal y profesional funcione a la perfección.

Deulofeu, junto al equipo de ‘Regenera’ que le ayuda alinear todos los aspectos de su vida ABC

—¿Se sintió un juguete roto en el Barcelona?

—Lo que siento es que estoy muy orgulloso de mi paso por el Barcelona. Luego, las expectativas que tenían yo o la gente, al final eran expectativas y suposición. Con lo que nos tenemos que quedar es con lo que ha pasado. Yo lo acepto y lo reconozco. Por supuesto que podría haber sido diferente y lo podría haber cambiado si hubiera estado en el modo y el estado en el que estoy ahora pero ha sido así. Lo único que pudo hacer es pensar en mi presente y actuar como lo estoy haciendo, en un estado diferente al que cuando era joven.

—Pero el vestuario le podría haber ayudado a más…

Yo no echo las culpas absolutamente a nadie. Fue como fue, es pasado y he tenido una mentalidad muy diferente al que tengo ahora. Ya esta. Son épocas y todo el mundo tiene que pasar por esas épocas y esa inexperiencia de no saber qué querrían mis compañeros y entrenador. Lo pasé en algunos potentes y por eso ha repercutido más pero, por suerte, me encuentro con una edad joven y rindiendo a une nivel muy grande con 28 años.

—¿Se siente reflejado en Pedri, Gavi, Balde…?

-Ya sea. Es un escándalo ver a estos jugadores, cómo compiten. Yo sé y valoro lo que están haciendo por lo que he pasado ahí. Les deseo que sigan asi porque es muy dificil lo que estan haciendo . La gente del Barcelona y del fútbol lo tienen que valorar mucho.

—¿Qué retos tiene en el futuro?

—El futuro no lo conozco ni me interesa. Llegará un buen futuro si el enfoque en el presente y el estado en el que estoy son los adecuados. Como estoy muy tranquilo y tengo todo organizado estoy seguro que mi futuro, aun sin importarme, va a ser buenísimo.

—¿Haber jugado en LaLiga, Premier y la serie A le define como futbolista más completo?

-Ya sea. Coges experiencias de tres ligas diferentes y cómo tienes que actuar dependiendo del rival que tiene enfrente… Cualquier pequeño aspecto te puede ayudar y a mí me ha ayudado desde bien joven salir y vivir estas experiencias. Pero hay que pensar en un presente y donde estoy, en la serie A y actuar y jugar en consecuencia.

—¿Y podría desarrollar su juego en LaLiga de nuevo?

—No lo se porque no me pongo en situación. Solo pienso en Udinese y en querer a Udinese porque en la vida aprendió que donde estas tienes que querer estar. From ahí van a come things y vas a disfrutar el día de hoy. El día de mañana no me importaba. Y la Liga española tampoco me importa ahora mismo porque es una suposición.