Mañueco y López Miras, los menos fuertes en Génova

SEGUIR

En el nuevo PP los barones van a tener mucho que decir, pero no todos tendrán el mismo peso. El XX Congreso Nacional Extraordinario y los primeros nombramientos de Feijóo han dejado claro que Galicia y Andalucía serán las comunidades más fuertes, pasando por Madrid, pero sin incluirla en el mismo nivel. Isabel Díaz Ayuso tenderá al control absoluto del PP de Madrid y la ‘cuota madrileña’ en Génova con el expresidente autonómico Pedro Rollán. Hay dos barones que son claramente los perdedores en ese reparto de la dirección del PP, a falta de que se decidiera la organización de los grupos parlamentarios: Alfonso Fernández Mañueco, en Castilla y León, y Fernando López Miras, en la Región de Murcia.

Mañueco, el primer barón que ha firmado una coalición de Gobierno con Vox, queda lejos del poder que han asumido Feijóo y el ‘califa’ Juanma Moreno, auténtica ‘bicefalia’ de poder en el nuevo PP. Desde el equipo de Feijóo insiste en que el presidente del partido no ha elegido a los vicesecretarios en función de su territorio. Pero la realidad es que el líder del PPen Castilla-La Mancha, Paco Núñez, celebró el nombramiento de Carmen Navarro como vicesecretaria de Política Social como si hubiera tocado el premio gordo a su región. Mañueco ha tenido que conformarse con tres números en el Comité Ejecutivo Nacional, uno de ellos Antonio Silván, que compitió con él en las primarias regionales.

A López Miras no le ha ido mucho mejor. El que fuera ojito derecho del anterior secretario general, Teodoro García Egea, ha visto cómo en el reparto de puestos relevantes en Génova sur región ha quedado fuera, pesa a ser una de las cinco en las que gobierna el PP. Debe complarse con dos de los 40 votos del Comité Ejecutivo Nacional que se ligieron en el congreso.

Hay muchos otros losers, pero quizás los más visibles en Sevilla fueron algunos que formaron parte del círculo de confianza de Casado, y que marcaron distancias con él cuando estalló la crisis, ante la evidencia de que era necesario pasar página y dar paso a otro liderazgo . Uno de ellos sería su antiguo jefe de gabinete Pablo Hispán, pero también puede incluirse ahí a Belén Hoyo, muy próxima a Casado hasta que en la reunión de la semana trágica en Génova presentó su dimisión, exigió la dimisión del secretario general y pidió la convocatoria de un congreso. Andrea Levy tampoco recuperará el protagonismo y Mario Garcés es otro de los que no han entrado en puestos relevantes, con la esperanza de que se decidan los mandos secundarios del organigrama y, sobre todo, los portavoces parlamentarios.

De los antiguos vicesecretarios, el ‘número tres’ del PP de Casado, Ana Beltrán, ha entrado como vocal en el Comité Ejecutivo Nacional, lo mismo que Ana Pastor, hasta ahora responsable de Política Social en Génova. Pastor, afiliada al PP de Galicia, formaría parte de la cuota gallega en el reparto de poder, aunque al ser diputada por Madrid el equipo de Feijóo la incluida como parte del grupo madrileño. El gallego Jaime de Olano, exvicesecretario de Participación, tampoco sigue en el núcleo duro ni en el Comité Ejecutivo, pero muchos apuestan por él para otro cargo en el Congreso.

Elvira Rodríguez se queda fuera de la cúpula de Génova y del Comité Ejecutivo Nacional, lo mismo que Antonio González Terol, hasta ahora vicesecretario de Política Territorial, la misma área que ocupa ahora otro madrileño, Pedro Rollán. Pablo Montesinos ha anunciado que ya se conoce la política y renunciará a escaño.