“Los costes fijos han aumentado más de un 1.200% desde 2008 y más del 120% la energía”

SEGUIR

La conversación con el presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), Andrés del Campo, se dio en un contexto difícil para este colectivo que supera las 700.000 personas y gestiona más de dos millones de hectáreas. A la escalada de costes suma la falta de precipitación en las últimas semanas, y la complicada relación con el Gobierno. Sobre todo, con el Ministerio de Transición Ecológica de la vicepresidenta tercera Teresa Ribera. ¿El resultado? Del Campo anunció que los regantes participarán junto a las principales organizaciones agrarias (Asaja, COAG y UPA) en la organización de la gran manifestación del 20 de marzo en Madrid, contra las políticas del Gobierno hacia el sector primario:

-Una suerte de tormenta perfecta azota el campo, ¿se van a adherir a la manifestación convocada el 20 de marzo por las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA?

-Participamos también en la organización con todas las consecuencias, como cualquier otra asociación agraria. Pedimos la adaptación de los planos hidrológicos al futuro y al cambio climático, así como la reducción de las tarifas eléctricas – la reducción del IVA que grava el suministro de riego – y la inversión en obras hidráulicas de regulación para reforzar la lucha contra el cambio climático . Esto se contempló ya en los planos hidrológicos, que no solo no se hace ninguna nueva, sino que las que estaban previstas se han eliminado. ¿Cómo es posible que al final del siglo pasado faltaran unas obras y ahora, con un cambio climático en cernes, resulte que no son necesarias? Esto es lo que nos ha sorprendido.

– Volviendo a la electricidad, ¿en qué punto se encuentra la doble tarifación, aprobada en la Ley de la Cadena Alimentaria el año pasado? ¿Se está aplicando?

-En la Ley de la Cadena Alimentaria hay una disposición final que’vuelve a Transición Ecológica el mandato que, en los Presupuestos Generales de 2021, daba un plazo de seis meses al Gobierno -terminado en julio- para desarrollar la doble tarifa. Además, esto ya se cumplirá en la Ley 2/2018, la Ley de la Sequía. Ha sido aprobado tres veces por el Congreso y el Senado y, hasta ahora, ‘mutis por el foro’. La ministra Teresa Ribera nos dirá, en una reunión reciente, que será difícil modificar las tarifas porque lo que no pague uno lo tendrá que abonar otro y es un equilibrio. No se atreven a tocar nada. ¡Tienen pánico! No puede ser que hayan aumentado un 1.200% los costes fijos desde 2008 y más del 120% los costes de la energía, sin contar lo sucedido en los últimos meses.

-¿Cómo es su relación ahora con la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica Teresa Ribera?

-Hemos tenido una reunión reciente con el ministerio y nuestra propuesta de una serie de estudios sobre la implantación de caudales ecológicos y su coste como consecuencia de la reducción de los caudales, a costa del regadío. Lo quieren hacer para el siguiente ciclo, cuando ya están implantados. Los consideramos excesivos en algunas cuencas. No se puede aplicar una normativa y, luego, conocer las consecuencias que pueda tener a posteriori. Ha quedado atrás la satisfacción de la demanda de las cuencas, el objetivo real de la planificación hidrológica.

-¿Cómo ha impactado toda esta situación en los regantes que, a fin de cuentas, son agricultor?

– El agricultor tiene que amortizar unas obras que son costosas y le dejan hipotecado a 50 años. La modernización le permite lucir con menos agua y, además, tener producciones más elevadas con menos agua. Igual que pasa con la sequía, si no hay agua, te vas a cultivos de seco que son un ingreso más bajo. No solo para el agricultor, sino para todo el complejo agroalimentario. Eso va a notar muchísimo en los pueblos, además, no se van a poder sembrar cultivos hortícolas anuales y eso va a afectar muchísimo a la exportación, sí como a la pérdida de nichos de mercado en el extranjero.

“La ministra Teresa Ribera decía, en una reunión reciente, que será difícil modificar las tarifas porque lo que pague uno lo tendrá que abonar otro y es un equilibrio. No se atreven a tocar nada. ¡Tienen pánico!”

-Precisamente en las últimas semanas está registrando un 36% menos de lluvias de lo habitual. Ya se habla de sequía…

-En este momento la cuenca más afectada de toda España es el Guadalquivir que tenía, a 1 de febrero, el 28,56% del agua que puede almacenar. Siguen Guadalete – Barbate y Guadiana con aproximadamente un 30%, así como la Mediterránea Andaluza otro 30% y la Cuenca del Segura con un 36%. Eso va a dificultar mucho el riego. Sugiere que no abandonemos las obras de regulación, si es necesario que hayan sido aprobadas en planos hidrológicos anteriores. Van a ser vitales para adaptarnos al cambio climático.

¿Qué opinión tiene sobre el Perte Agroalimentario presentado esta semana, dotado con poco más de 1.000 millones de euros?

Siempre en Agricultura los presupuestos son mucho más reducidos. El Ministerio sí está invirtiendo más del 50% de sus fondos para la modernización de los regadíos pero, claro, ha recibido con independencia de este Los poco más de 1.000 millones de los que unos 560 millones están dedicados a regadíos. Al Ministerio de Transición Ecológica pedimos también que se contemple la posibilidad de que las confederaciones hidrográficas puedan participar también en la modernización de las aguas de canales, e incluso, de regadíos para que tengamos finimos de modernizar alrededor de 900.000 hectáreas que todavía faltan en España. A pesar de todo, somos un ejemplo a nivel mundial. Entre el 75 y 80% del regadío en España está modernizado.