Los astrónomos, perplejos al descubrir una galaxia 160 veces mayor que la Vía Láctea

SEGUIR

Nuestra galaxia es enorme. Y aunque desde dentro es difícil saber exactamente cuánto puede medir de extremo a extremo, las últimas estimaciones hablan de unos 100.000 años luz. Por supuesto, hay galaxias mayores, y hasta el momento el récord de tamaño lo ostentaba IC 1101, un monstruoso auténtico de 3,9 millones de años luz de diámetro.

Pero eso era hasta ahora. Nadie esperaba, de hecho, analizar con una ‘megagalaxia’ 160 veces más grande que el desnudo. Su número es Alcioneo, (como el gigante de terrible fuerza de la mitología griega, hijo de Tártaro, el abismo, y Gea, la tierra), encontrará unos 3.000 millones de años luz de distancia y se extenderá ni más ni menos que a lo largo de 16,3 millones de años luz.

Los astrónomos, perplejos, nunca habían visto nada igual. Ni que decir tiene que se trata de la mayor galaxia observada hasta la fecha, y nadie tiene idea de cómo podría llegar a hacerse tan grande. El impresionante hallazgo se publicará primero en ‘Astronomy & Astrophysics’, pero el estudio puede consultarse ya en el servidor de prepublicaciones ‘arXiv’.

Una radiogalaxia monstruosa

Alcioneo is a monstrous ejemplo de radiogalaxia, con un agujero negro supermasivo en su centro que engulle enormes cantidades de materia, emitiendo gigantescos chorros de plasma por sus polos casi a la velocidad de la luz. Chorros que, tras viajar varios millones de años luz, se dispersan formando una especie de lóbulos o burbujas que emiten ondas de radio. Y como no podía ser de otra forma, los de Alcioneo son los mayores observados hasta ahora.

“Hemos descubre -escriben los investigadores- la mayor estructura conocida hecha por una sola galaxia: una radiogalaxia gigante con una longitud propia que se proyecta a 16,28 millones de años luz”.

Bajo la dirección de Martijn Oei, astrónomo del observatorio de Leiden, en Holanda, los investigadores detectaron la gigantesca galaxia y analizaron los datos recopilados por el LOFAR rojo (Low Frequency Array) que conecta kilómetros de radiotelescopios en 52 lugares de Europa. Buscaban grandes lóbulos de radio y, sin proponérselo, detectaron las dos enormes burbujas de Alcioneo.

Parcece una galaxia normal

Lo más sorprendente de todo es que, aparte de esos dos gigantescos lóbulos, Alcioneo parece una galaxia elíptica de lo más normal, con una masa equivalente a la de 240.000 millones de soles, es decir, la mitad de la que tiene la Vía Láctea, nuestra propia galaxia. Su agujero negro central, de 400 millones de masas solares, tampoco es de los mayores conocidos (los hay hasta cien veces mayores). Incluso se le puede considerar pequeño para una radiogalaxia. ¿Cómo pudo entonces esa galaxia aparentemente tan normal dar lugar a una estructura tan enorme?

“Más allá de su geometría -escriben los investigadores en su artículo- Alcioneo y su centro galáctico son sospechosamente normales: la densidad total de luminosidad de baja frecuencia, la masa estelar y la masa del agujero negro supermasivo son inferiores, aunque similares, a las de las radiogalaxias gigantes medias. Por lo tanto, las galaxias muy masivas o los agujeros negros centrales no parecen necesarios para que crezcan grandes gigantes”.

Por el momento, el equipo de astronomos no ha conseguido aún salir de su asombro, aunque ya sugiere algunas posibles explicaciones para el ‘gigantismo’ de Alcioneo. Una posibilidad es que el entorno de la galaxia tenga una densidad más baja de lo habitual, lo que permitiría que sus chorros se expandan a escalas sin precedentes. O también podría ser que Alcioneo existiera dentro de un filamento de la red cósmica, una vasta y aún poco conocida estructura de gas y materia oscura que une las galaxias. Lo cierto es que a dia de hoy nada es seguro. Y los investigadores esperan que los próximos estudios puedan ayudar a solucionar este auténtico rompecabezas galáctico.