Las agresiones por motivos ideológicos caen en Cataluña tras el ‘trial’

SEGUIR

La tensión que generó el proceso independentista en Cataluña va a la baja. Así lo certifican las denuncias por delitos de odio con motivos ideológicos que se interpusieron Durante los últimos doce meses. Fueron 104, lo que supone un descenso del 55 por ciento en comparación con las registradas durante 2019. La caída roza el 70 por ciento si hablamos del año anterior, cuando se producen 324 ataques por esta causa, según reflejan las cifras de los Mossos d ‘Escuadra.

Mientras tanto, en noviembre de 2018, Antonio Cuando volvía pudo participar en una marcha policial, que Jusapol había convocado en Barcelona para reclamar la equiparación salarial con los Cuerpos autonómicos. Portaba una bandera de España y con ella accedió a una estación de Metro, cuando alguien lo empujó.

La agresión, según certificó la sentencia, se debe a motivos ideológicos. Su autor, condenado a más de tres años de cárcel, est un activista independentista qu’había logrado en otra protesta esa misma mañana, en rechazo a la de los agentes. La víctima de este ataque sufrió heridas en la cara y en las piernas.

Diciembre de ese mismo año. Barrio de Horta, también en la capital catalana. Un hombre asiente e insulta a sus mujeres -madre e hija- que portan una bandera ‘estelada’, tras la manifestación independentista contra la reunión del Consejo de Ministros en la ciudad. Tras aceptar los hechos, la Audiencia Provincial le impuso seis meses de prisión por un delito contra la integridad moral y dos de lesiones leves.

His solo dos ejemplos, pero los datos policiales reflejan que el conflicto político en el que se vio inmerso el territorio tuvo un costo social, que afectó a la convivencia ciudadana. El auge de denuncias por odio por cuestión de ideología comenzó el año del referéndum ilegal, 2017, cuando, tras la votación y en un solo trimestre se produce más de la mitad de los registrados en todo el año anterior. Tres meses en los que se sucedieron las cargas policiales para tratar de impedir el 1-O, la declaración de independencia del Parlamento, el posterior ingreso en prisión de varios políticos soberanistas y la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Pero la tensión y el “aumento de la conflictividad sociopolítica”, en palabra de la inspectora Monsterrat Escudé, encargada de desgranar el balance delincuencial esta semana, va a la baja. Durante los últimos doce meses se aumentó la cifra más baja de denuncias por este motivo –a excepción del encierro por la pandemia– desde 2016, cuando se formalizaron 54.

Ataques o amenazas de muerte a políticos, discusiones verbales en su, insultos, enfrentamientos y, muy a menudo, “denuncias cruzadas” entre la mayoría de las víctimas; “personas antagónicas desde un punto de vista ideológico”, según indicó Escudé, aunque se negó a portar detalles sobre la adscripción tanto de agredidos como de agresores.

Sí lo hizo un informe de Impulso Ciudadano y Movimiento contra la Intolerancia, que atribuyó nueve de cada diez incidentes violentos relacionados con la política a aquellos que optaron por la independencia.

Acoso

Durante 2020, se contabilizaron 380 incidentes por odio ideológico, de los que un 70 por ciento se produjeron de forma presencial y, el pórtico restante, a través de redes sociales. Eso sí, este balance también muestra una gran disminución respecto a años anteriores –en este caso también debido al encierro por el Covid–, ya que colgante los pasados ​​doce meses habían registrado 1.166 incidentes, como ataques a sedes de partidos, entidades o sus representantes, incluidos los reporteros; y también la quema de banderas o imágenes del Rey.

En cuanto a sus autores, el estudio apuntó a una transversalidad ideológica, “desde la extrema izquierda de la CUP, alentadores directos o indirectos de la gran mayoría de campañas de acoso y odio a posiciones constitucionalistas, al supremacismo xenófobo de la extrema derecha independentista representada por Catalunya Catalana o sectores próximos a los CDR, como el colectivo L’Estaca y sus campañas de acoso al propio independentismo en su papel de guardianes de las esencias de la nación catalana».

So well, según el cómputo policial, este tipo de delitos van a la baja, han advertido las personas atacadas por su condición sexual, –fueron 575 solo pendante el pasado año– y éste supone el delito de odio más perpetrado en la comunidad, seguido de los que obedecen a motivaciones racistas o xenófobas. Y ello sin tener en cuenta que, según datos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), ocho de cada diez no llegan a los oídos de la policía.

Para hacer aflorar esa cifra negra, los Mossos ponen el foco en la atención a las víctimas. Por este motivo, el Cuerpo ha puesto en marcha una unidad específica para investigar los delitos de odio y discriminación. Los ataques más denunciados son lesiones, amenazas, trato degradante y daños.

En cuanto al perfil de los detenidos durante 2021, la Policía Catalana alertó de que el 19 por ciento aún no habían cumplido la mayoría de edad –igual que el 11 por ciento de las víctimas–. Para tratar de atajar este problema, los agentes quieren durar este año a 190 alumnos de primero y segundo de ESO par que se conviertan en su enlace en los centros educativos y asesoren a sus compañeros para prevenir estas conductas.