La presidenta del Perú insiste en que no renunciará y se arropa en las Fuerzas Armadas y en la Policía

En una rueda de prensa que apareció más de dos horas y arropada por los ministros y los jefes de las Fuerzas Armadas y la Policía, la presidenta de Perú, Dina Boluarte, se presentó este sábado para llamar a los crecientes rumores de renuncia al cargo y revelar al congreso que apruebe el adelanto de elecciones.

“El Congreso debe reflexionar y trabajar de cara al país, el 83 por ciento de la población quiere adelanto de elecciones, entonces no busquen pretextos para no adelantar las elecciones, voten de cara al país, no se escuden detrás de una abstención”, reclamó Bolarte.

“Está en vuestras manos señores congresistas el adelanto de elecciones, ya el Ejecutivo cumplió presentando el proyecto de ley”, añadió la jefa de Estado, acompañada de los ministros, el jefe del Comando Conjunto, Manuel Gómez de la Torre; y de la Policía, Víctor Zanabria.

Ayer, viernes, el Congreso votó en contra de la propuesta de adelanto de elecciones para diciembre de 2023, que planteó que la gestión de la presidenta Dina Boluarte y del Congreso terminará en abril de 2024.

Boluarte hizo un relato de la situación que sacude al país desde que llegó al poder el pasado 7 de diciembre: “He buscado a la Iglesia para que puedan ser los intermediarios del diálogo entre los grupos violentos y nosotros” y así “poder trabajar de manera fraterna y ordenada dentro de los cánones de la ley”, reseñó.

«He buscado a la Iglesia para que puedan ser los intermediarios del diálogo entre los grupos violentos y nosotros»

Dina Boluarte

presidente del peru

“No podemos generar violencia sin razón alguna, el Perú después de la pandemia no puede parar, el Perú después de la guerra entre Rusia y Ucrania tiene problemas por resolver, como el caso de la urea”, aclaró.

“A estos grupos conflictivos, que no son todo el Perú, les pregunto: ¿qué propósito tienen cerrando aeropuertos, quemando comisarías, fiscalías, establecimientos de Poder Judicial? Esas no son marchas pacíficas ni demandas sociales”, remarcó Boluarte.

Acosada por el machismo

La mandataria también se hizo eco del debate en las redes sociales entre analistas y líderes de opinión que piden que renuncie a la presidencia, mientras que otros reclaman que resista y no deje el cargo. Es por esa razón que Boluarte respondió a esa polémica denunciado la existencia de “machismo” contra ella detrás de las voces que piden su renuncia.

“Quiero decirs poner hermanos varones: NO al machismo. ¿Porqué soy mujer, la primera mujer asumiendo una tremenda responsabilidad en la mitad de la crisis. ¿Acaso no hay derecho a que las mujeres podamos asumir con hidalguía esta responsabilidad que el pueblo peruano me pone?», cuestionó Boluarte.

Según la encuesta del Instituto de Estudios Peruanos, realizada entre el 9 y el 14 de diciembre, el 44 por ciento aprueba que Pedro Castillo haya intentado disolver el Congreso. De ese universo, el 58 por ciento de entrevistados está en el sur y el 54 por ciento está en el Centro. Además, según la encuesta, el 27 por ciento apprueba la gestión de Castillo.

Una persona se manifestó con un cartel contra la presidenta Dina Boluarte durante una protesta frente al Palacio de Justicia de Lima y

Mientras Boluarte daba su rueda de presa en Palacio de gobierno, a pocos metros, el jefe de la Policía contra el Terrorismo (Dircote), Óscar Arriola, entró con un grupo de agentes, sin la presencia de un fiscal, en el local de la Confederación Campesina del Perú, fundada en 1947.

“Según el general Oscar Arriola, había 22 campesinos, que, según él, estaban en delito flagrante de terrorismo, sin pruebas solo por tener banderolas, un pasamontaña, y no había un fiscal presente que garantiece sus derechos”, dijo a ABC la congresista por las izquierdas Ruth Luque.

“Pedí a la Fiscal de la Nación que llegara el fiscal, que lo hizo, y esperamos que acabe la diligencia sin que hayan detenidos. Detrás del ‘terruqueo’ (acción de acusar a alguien que es terrorista), lo que se quiere es sembrar la lógica de que la protesta es sinónimo de terrorismo”, finalizó Luque.

“El estado de emergencia levanta la inviolabilidad de domicilio pero no autoriza a la Policía a detener a los ciudadanos sin motivo alguno y menos suspende las garantías procesales. Los locales se convierten en demostradores y funcionan como casas y refugios. ¿Cómo eso trasgrede la norma?», dijo la congresista de izquierda, Sigrid Bazan a ABC, «el verdadero motivo de la Policía es perseguir a los manifestantes y atemorizarlos, es un actuar discriminatorio que debe ser repudiado».