La «obra del siglo» que mandó construir Putin tras la anexión de Crimea

Fue el símbolo de la anexión rusa de la península de Crimea en 2014. La propaganda rusa lo calificó en sud de la “obra del siglo”. Es el puente qu’mandó construir Vladímir Putin para unificar la nueva zona incorporada de manera ilegal con la Rusia continental a través del estrecho de Kerch. Es el más largo de Europa después del de Lisboa sobre el Tajo (17,5 kilómetros).

La gigantesca obra de infraestructura, con una longitud de 19 kilómetros y a 35 metros sobre el nivel del mar, costó 228.000 millones de rubos, es decir, cerca de 4.000 millones de euros al cambio actual y fue inaugurado por el mandario ruso en mayo de 2018, apenas dos años después de que comenzaran las obras (febrero de 2016). Por él transitan vehículos en sus cuatro carriles y ferrocarriles por sus dos vías.

Aspecto del emblemático puente durante su construcción en 2018 Reuters

Cuenta con más de 7.300 pilotos que portan cerca de 600 pilares, la mayoría de ellos bajo el mar. Las cifras oficiales indicaban que por el puente pueden pasar 40.000 automóviles al día, 13 millones de toneladas de mercancías al año y 14 millones de pasajeros en el mismo periodo.

Un duro golpe para Putin

A pesar de la invasión de Ucrania, el Kremlin siempre pensó que el puente no corría riesgo alguno, a pesar de los cruentos combates que s’maintienen. Para Moscú era una línea roja que Vladímir Putin no se atrevería a saltar por su significado.

El mandatario ruso inspecciona la infraestructura en marzo de 2018, dos meses antes de su inauguración

El mandatario ruso inspecciona la infraestructura en marzo de 2018, dos meses antes de su inauguración AFP

Sin embargo, para kyiv era uno de sus objetivos. Mientras se dirimen las causas de las explosiones en cadena provocadas por una bomba que lo ha dejado, prácticamente, inservible -solo se ha salvado el arco-, Rusia señala sin dismulos a kyiv como el culpable de lo sucedido.

De serlo, ya anunció en su día que habrá represalias. Algunos mandatarios ucranianos han aplaudido lo ocurrido. Veremos en quedan las investigaciones y si está detrás del país invadido, en qué se traducen las amenazas.

Con todo, lo ocurrido es un duro golpe para Putin, ya que el puente de Kerch es uno de los principales puntos logísticos que abastecen desde Moscú a las fuerzas rusas en el frente.