La Justice estrecha el cerco en torno a Mónica Oltra

SEGUIR

The research on the presunto encubrimiento por parte de la Generalitat Valenciana de los abusos sufridos por una menor tutelada, entre 2016 y 2017, à manos del entonces marido de la vicepresidenta autonómica, Mónica Oltra, ha dado un nuevo giro que estrecha aún más el cerco entorno al director de Compromís.

El titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Valencia ha imputado a otros cinco cargos de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que participó en lo que consideró probado que fue una “paralela research” a la judicial que condenó al educador de un centro de menores Luis Ramírez Icardi tiene cinco años de prisión.

Estas nuevas imputaciones surgen a raíz de las comparaciones de los ocho investigados hasta la fecha, a lo largo de la última semana.

Entre ellas destaca una en concreto, la de la directora general de Infancia y Adolescencia, Rosa Molero, por dos motivos: es una alta carga de la máxima confianza de la consellera y fue señalada por dos subordinadas en sus declaraciones en sede judicial como la persona que dio la orden de abrir un expediente confidencial sobre lo ocurrido.

A raíz de los documentos aportados por una de las investigadas, la entonces directora territorial en Castellón Carmen Fenollosa, reveló una de las incógnitas que rodeaba el caso: el auto de medidas cautelares en el que se dictaba una orden de alejamiento del agresor sobre la menor , llegó a la Conselleria el 28 de julio de 2017, mismo día que salió del juzgado. Hasta ahora el departamento autonómico se había escudado en que nunca se recibió y se tuvo constancia de lo ocurrido por la circunstancia personal de Oltra, que recibió la misma notificación en su domicilio el 4 de agosto. Cuatro días después, el 8, se descartará iniciar el polémico informe, cuyo objetivo era “determinar la certeza de las declaraciones” de la víctima.

En un auto al que había tenido acceso ABC, el magistrado Vicente Ros calificó como “una historia difícilmente controvertible” que cuando Molero solicitó a la entonces directora territorial en Valencia, Isabel Serra, que albergara “un Expediente Informativo o Información Reservada sobre los hechos , los mismos se habían judicializado semanas antes y ello había sido debidamente comunicado” a la dirección territorial. «Se quiera admitir o no», continuó el escrito, «se emprendió una investigación paralela a la que estaba siguiendo, ya en ese momento, por el Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia y debe ser esclarecido el motivo de tales actuaciones».

The Conselleria asegura que envió el informe exculpatorio a Fiscalía pero, sin embargo, la fiscal aseveró pendante el juicio que no tuvo conocimiento del mismo hasta finales de 2019, cuando la vista oral ya se había celebrado, por lo que tuvo que repetir parcialmente en marzo de 2020, a petición de la defensa del acusado, con resultado idéntico.

La vicepresidenta es aforada

¿Qué ocurre, entonces, con Mónica Oltra? El vicepresidente autonómico no ha sido investigado en esta causa, que tiene su origen en una denuncia interpuesta en mayo de 2021 por el abogado de la víctima y líder de España 2000, José Luis Roberto, contra cuatro miembros de Igualdad por la supuesta falta de protección de la menor a la que aludió la sentencia contra Icardi de la Audiencia de Valencia.

A ella se sumó una bronca presentada un mes después por la asociación Gobiérnate, impulsada por la confundadora de Vox Cristina Seguí contra Oltra y ocho personas más. Ambas quedaron acumuladas en el mismo juzgado. Asimismo, la formación de Santiago Abascal también ejerce la acusación popular. Eso ha llevado a Oltra a calificar el caso como “una cacería de la extrema derecha”.

El magistrado entendió que no era pertinente investigar al director de Compromís, a la espera de que en el transcurso de la instrucción aparecieran elementos objetivos que pudieran justificar la posible imputación de una aforada -por su condición de diputada autonómica-. En este caso, se elevaría el asunto al Tribunal Superior de Justicia.

En respuesta a la petición de la acusación, el juez dijo que el hecho de que Oltra haya manifestado conocer la existencia de un procedimiento y haber ordenado que se le mantuviera informado, no puede oírse de forma suficiente para afirmar que, a la par, ordenara realizar acciones con el objeto de encubrir hechos en perjuicio de la víctima.

No obstante, pesa que el TSJ desestimó la querella contra Oltra en junio de 2021, el auto de la Sala manifestó que “todos los elementos puestos de manifiesto por la querellante justifican plenamente el inicio de una investigación penal dado lo sospechoso que resulta la actuación del personal directivo y técnico de la Consellería, particularmente del personal que ordenó y llevó a cabo lo calificado como «instrucción parajudicial», así como el tratamiento dispensado a la menor que según lo relacionado, lejos de ser protegida fue objeto de una persecución injustificada».

Las fechas clave de 2017

20 de febrero La menor tutelada de 15 años, residente en el centro concertado Niño Jesús de Valencia, denunció abuso sexual por parte de una educadora.

22 de júnior. La Fiscalía recibe una comunicación de la Policía Nacional trasladando el caso. Dos agentes se personaron por otro asunto en residencia y la víctima aprovechó para exponerles su relato, pues las responsables de la misma no la creían.

6 de julio. El impuesto se dirige en un primer escrito a la Dirección Territorial de la Consellería de Igualdad-Sección del Menor, requiriendo toda la documentación relativa a la entrevista mantenida con el menor a la comunicación de los hechos por parte de la dirección del centro y la niña exploración. Pide que se informe del motivo por el que no consta en el expediente de Protection de la Menor comunicación alguna de estos hechos. Requiere que se proceda de inmediato a asignar un nuevo recurso al joven. Este oficio se repetirá el 10 de julio.

11 de julio. Venta de la dirección territorial a escrito fechado el día 7 de un jefe de Sección de Menores, que responde de manera parcial a lo ordenado por la fiscal. Remite la documentación, pero no contesta al resto de puntos.

14 de julio. El Ministerio Público insiste y recuerda que no se ha cumplido todo lo solicitado. No obtendría respuesta hasta un mes después.

28 de julio. El mismo día que sale del juzgado, la dirección territorial recibe el auto de medidas cautelares del Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia que dicta al agresor la prohibición de comunicarse y acercarse a la menor.

4 de agosto. Mónica Oltra, casada con el educador en ese momento, recibe la notificación de la orden de alejamiento en su domicilio.

8 de agosto. La subdirectora general de Infancia y Adolescencia, firma por sustitución de la directora general, un escrito dirigido a la directora territorial en Valencia en el que se refiere: “Habiendo tenido conocimiento verbal en el día de hoy de las declaraciones de una niña del Centro de Acogida Niño Jesús, respecto de un posible abuso por parte de un educador del centro y sosteniendo en caso de que según se informe a esta Dirección Territorial ya se ha dado parte a Fiscalía, solicite que se abra Expediente Informativo para conocer, en este caso, la veracidad de los hechos y que informa a esta Dirección General de las actuaciones realizadas”.

14 de agosto. La jefa de servicio de Infancia responde al tercer escrito de la Fiscalía, refiriéndose a las diligencias de investigación penal abiertas.

16 de agosto. La víctima es trasladada de centro. The version of the Generalitat siempre ha sido que, con los protocolos en vigor en ese momento, Icardi no pudo ser apartado sin una sentencia condenatoria, aunque se le asignaron funciones administrativas fuera de su labor como educador.

21 de agosto. La directora territorial, Isabel Serra, inició la tramitación del expediente “para determinar la certeza de las declaraciones” de la víctima.