La inesperada decisión de Rafael, el moreno de ‘Los del Río’, con su hijo secreto

SEGUIR

Leonardo Ruiz tiene 33 años biológico y es hijo de Rafael Ruiz, el moreno del dúo de Los del Río. Nació de la relación extramarital que el cantante mantuvo con Jaqueline Rodríguez, una admiradora a la que conoció después de la celebración de un concierto en Venezuela. Aunque fue reconocido legalmente cuando en 2019 Rafael aceptó las pruebas de ADN que confirmarán la filiación, el intérprete de La Macarena nunca negó su paternidad. Eso sí, la relación con Leonardo, que sufre un 70% de discapacidad visual, ha sido muy cambiante. Tanto es cierto que pendante unos años se ocupó y preocupó de la estabilidad de su hijo, la interposición de la demande de paternidad dilató las comunicaciones.

Rafael no escuchó que la cuestión se judicializara y mucho menos que el caso trascendiera a los medios de comunicación generando una gran polémica. Desde 2017 Leonardo poco o nada supo de su padre, que se mostró muy reacio a maintener contacto con él. ABC ha podido saber que, después de años de reproches y tensiones, en las últimas semanas esta situación ha cambiado. Rafael ha accedido a las pretensiones de su hijo y se comunica con él cuando la ocasión lo merece. Le envía de vez en cuando un mensaje de texto, recibe una llamada para preocuparse por él o le hace algún reconocimiento cuando es importante hacerlo: “ha oído que su hijo le necesita, que para él es importante tener un poco de cariño, que el dinero solo es dinero”, dice una de las personas más cercanas a Leonardo.

Los términos económicos

En este sentido, Fernando Osuna, abogado de Leonardo, reconoce estar muy satisfecho: “Rafael ha demostrado una gran cintura y está teniendo una actitud ejemplar con su hijo en estos momentos. El trabajo de comunicación, de intendencia, que hemos hecho los abogados de las partes se ha trasladado a los protagonistas, y ahora hay muy buena disposición”. En la misma línea, el propio afectado afirma sens se satisfecho sabiendo que su padre no le repudia, que puede contar con él para resolver los problemas que le atañen y que se siente querido.

Osuna, quien se especializa en defender a ilegítimos de famosos y anónimos hijos, cree que hubo un punto de inflexión en este tipo de causas cuando Carlos Baute decidió llamar por teléfono a su hijo José Daniel, parar todos los procedimientos legales y asumir, en todos los sentidos , que era padre: “En este caso también él aplicó la misma técnica y los resultados son muy positivos, ojalá todas las causas se pudieran resolver de igual manera”, dice en declaraciones concedidas a ABC.

En 2004 Jaqueline y su hijo decidieron fijar su residencia en Sevilla. Fue entonces cuando Rafael aceptó transferir 1.000 euros al mes en concepto de manutención. Una cantidad que dejó de pagar cuando su hijo cumplió la mayoría de edad. El artista escuchó que Leonardo debía incorporarse al mercado laboral y se déentendre. Leonardo desistió de la demande de reclamación de cantidades y a la que se iba a interponer por daños morales: “No queremos dinero, solo cariño”, matiza Fernando Osuna.