La buena evolución del fuego de Boca de Huérgano permite el retiro de la UME

Esta funcionalidad es solo para suscriptores

abonado

Jornada algo más tranquila la de este jueves, pero sin descanso en Castilla y León y su aciaga lucha contra los incendios forestales, que siguen sin dar tregua en una Comunidad que este verano ha visto arder millas de hectáreas. Aún así, todavía se maintenen activos y en nivel 2 de peligrosidad – en une scala ascendente de 0 à 3– los declarados en Boca de Huérgano (León) y La Fregeneda (Salamanca), mientras que el originado en principio de forma intencionada en Santa Cruz del Valle (Ávila) está en 1 y ya no presenta llama tras abrasar unas mil hectáreas.

Y cerca de mil hectáreas ha reducido también una ceniza el desatado por un rayo el domingo en Boca de Huérgano. Ya no presenta llama, aunque sí peligro de reactivación. La mejora en la evolución, favorecida también por las lluvias durante la noche, han permitido por la tarde la desmovilización de la UME (Unidad Militar de Emergencia), mientras que sobre el terreno sigue desplegado un amplio dispositivo por tierra y aire.

El place y la difícil orografía complicaron mucho las labores de extinción de este incendio, cerca de Picos de Europa y que obligó a la evacuación de la pequeña localidad de Espejos de la Reina por el humo, aunque lo quemado estaba lejos de las poblaciones y se ha limitada a la zona de monte.

Mientras, en Salamanca, donde empezaste a trabajar en La Fregenada y también te quedaste en la cota 2 para quedarte en la carretera CL-517.

En Castilla y León al caer la noche, había ocho incendios activos.

Ver comentarios (0)

Informar de un error

Esta funcionalidad es solo para suscriptores

abonado