hasta 1.700 euros pero tiene un año

SEGUIR

La entrada en vigor de la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial ha traído consigo varios cambios de los que conviene ser consciente antes de ponerse en marcha esta Semana Santa, dado que es la primera operación de salida en la que están en efecto.

Ya no es solo la prohibición de superar el límite de velocidad a la hora de adelantar, una medida que ha sido recibida críticamente y que el propio director de la DGT, Pere Navarro, ha admitido que “podría revertirse de no ser efectivo”.

Es cierto que es difícil incumplir todas las sanciones al mismo tiempo —y que hacerlo supondría consecuencias que la suma de todas las multas—, pero hacerlo se traduciría en una Semana Santa particularmente cara, ya sin contar con los precios de la gasolina.

En concreto, sería una factura de 1.700 euros, sin contar con las deducciones de puntos del carné. Aquí están los imports detallados de los nuevos cambios en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial de 2022.

Llevar el móvil en la mano: 200 euros y seis puntos de carne. La DGT ha ocasionado un problema en las distracciones al volante en la reforma de la ley, y esa es la principal causa de siniestralidad, su uso está muy extendido y no se contempla la norma anterior.

No llevar el cinturón: 200 euros y cuatro puntos de carne. Si bien esto ya estaba contemplado en la legislación derogada, se ha endurecido en 2022.

Llevar sistemas de detección de radares: 200 euros y tres puntos de carné. La tecnología de prevención de multas ha avanzado más rápido que los ojos y se ha mejorado su uso.

Tirar colillas por la ventana, u objetos que puedan ocasionar incendios o accidentes: 200 euros y cuatro puntos de carné. De nuevo, endurecida esta sanción, ya que antes suponía cuatro puntos, y la prevención de incendios es una prioridad de la Administración.

Adelantar ciclistas sin respetar la distancia mínima de seguridad (1,5 metros): 200 euros y seis puntos de carne. Si bien ya estaba contemplado como infracción, esta ha sufrido para 2022.

Adelantar superando la velocidad máxima de la carretera: 100 euros. Una de las medidas más polémicas de la nueva norma, los avances habrán de realizarse sin superar la velocidad máxima. Hasta ahora, se permitían 20 kilómetros por hora adicionales.

No estar en condiciones de tener el control del vehículo en todo momento: 100 euros. Esta multa es ambigua porque depende de la valoración del agente. Puede suponer levantar un perro suelto en el habitáculo, un calzado inapropiado o estar tocando la batería imaginaria al ritmo de la música.

No prestar socorro en las vías públicas: 500 euros. Se trata de una infracción muy grave, por lo que el auxilio inmediato es uno de los factores que determinan, en general, la mortalidad de un accidente de tráfico.

Cumplir todas esas infracciones, es decir: conducir sin el control completo del vehículo, sin cinturón de seguridad, con el móvil en la mano, adelantando ciclistas por encima de la velocidad máxima de la vía a menos de 1.5 metros, con una inhibición de radares , tirando colillas por la ventana e ignorando un accidente es una situacion caricaturesca con pocas probabilidades de que se preven.

Pero, como bien pone de manifiesto la última campaña de la DGT, que haya pocas posibilidades de que no signifique que estas sean nulas y convenga evitar en todo momento comportamientos de riesgo.