Feijóo tendrá siete minutos frente a Sánchez en el Senado para demostrar que “otro talante es posible”

SEGUIR

Alberto Núñez Feijóo ha estado 13 años cerrando los debates en el Parlamento gallego. Y ya se sabe, el que tiene la última palabra ya tiene medio debate ganado. Hoy, como jefe de la oposición, Feijóo chocará con Pedro Sánchez en el Pleno del Senado, y por primera vez en mucho tiempo no será quien tenga el último remate en un debate protagonizado por él. Esa ‘ventaja’ el corresponsal parecepre al presidente del Gobierno. Por eso, el objetivo de Feijóo esta tarde, from las 16 horas, será algo especial. No intentará ganar a Sánchez en oratoria parlamentaria, en ‘zascas’ nor en beligerancia política, sino que provechará su turno de palabra para tratar de mostrar que es posible otro talante, que se puede hacer política sin insultar y que su oferta pasa por la » moderación” y por un plan anticrisis, que se ofrecerá a Sánchez, según confirmaron fuentes de Génova. Este mensaje, además, se ajusta como un guante al que quiere transmitir el PP, con Juanma Moreno a la cabeza, en la campaña de las elecciones andaluzas.

Feijóo se estrena frente a Sánchez con una pregunta de contenido económico: “¿Considera que su Gobierno está a la altura de las necesidades de las familias españolas?” Dispondrá de siete minutos, en dos turnos de palabra, los mismos que tendrá Sánchez. Los debates en las sesiones de control del Senado son bastante más largos que en el Congreso, por lo que el tiempo se reduce a las actas y al medio para el que pregunta y otros dos y medio para el que responde.

Feijóo llega a este cara a cara con Sánchez después de haber sido insultado por el presidente del PSOE de Andalucía, Manuel Pezzi, en el primer fin de semana de la campaña. Pezzi, que fue consejero de Educación, llamó “tontopollas” a Feijóo por insinuar que la puesta de sol de Finisterre es más bonita que la de La Alhambra. In Génova no se había recibido ayer ni un amago de disculpa.

El presidente del PP responderá con la mano tendida a Sánchez, para hacer frente a la crisis económica, prioridad número uno de los populares. Feijóo tiene previsto volver a ofrecer al presidente del Gobierno sur plan anticrisis, que ya le envió en abril y del que obtuvo como única respuesta el silencio y el desprecio.

En Génova es plenamente consciente de que todas las miradas serán puestas en su jefe de filas en este debate parlamentario. Por eso, pondrán un interés especial en la forma, y ​​no solo en el fondo, para acentuar el perfil centrista que Feijóo quiere mostrar y expandir por todo su partido. La elección del tema de la pregunta, sobre la situación económica de las familias, también marca la línea principal del discurso político de Feijóo, con propuestas, y no solo críticas, incluidas.