“El verdadero sueño de mi madre era el museo y envejecer en Chipiona”

SEGUIR

Este sábado, pasados ​​unos minutos de las 21 horas, en Chipiona, Rocío Carrasco, hija y heredera universal de ‘La más grande’, cumplió, por fin, el deseo de su madre: inaugurar el Centro Dramático Rocío Jurado. A su llegada al recinto, Rocío Carrasco fue recibida, entre aplausos, por cientos de chipioneros que han querido agradecer, con este gesto, su entrega y cariño al que fue el pueblo de su madre.

Pero no ha estado sola. La hija de Rocío Jurado estaba acompañada por el alcalde Luis Mario Aparcero, quien ha resumido el día de hoy como “muy feliz tanto para Rocío como para el pueblo de Chipiona”. También estaba Antonio González, diputado cultural de la Diputación de Cádiz, Mercedes Colombo, delegada territorial de la Junta de Andalucía en representación de Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía y Fray Juan José Rodríguez, rector del Santuario de Regla y de la que’ La más grande’ era devota.

Fidel Albiac con Anaís PecesFidel Albiac con Anaís Peces

En esta cita tan especial y entre los más de 600 invitados, la hija de ‘La más grande’ ha contado con la presencia de Anaís Peces, directora del documental que protagoniza, David Valldeperas, director de ‘Sálvame’, Carmen Borrego, amiga y colaboradora de ‘Sálvame’ y Anaís Bernal, doctora en Periodismo y experta en materia de violencia de género. Además, ser el comunicador que, durante los meses en los que emitió la serie documental, consiguió concienciar a parte de la población sobre la importancia y delicadeza con la que tienen que abordar los temas de violencia de género en los medios de comunicación.

Otro de los protagonistas de la velada ha sido Miguel Poveda, artista y gran amigo de Rocío Jurado y de la familia, que interpretará ‘Rocío de luna blanca’, canción de José Luis Perales de 1990. En ella, se describe a una Rocío muy marinera y muy gaditana.

Miguel Poveda con Rocío CarrascoMiguel Poveda con Rocío Carrasco

Finalmente, una emocionada Rocío Carrasco recibió la ovación de todos los asistentes al pronunciar su emocionado discurso: “Mi madre amaba cantar y soñaba con tener un museo en Chipiona. Eso es verdad, pero su verdadero sueño era envejecer aquí, en su tierra, rodeado de flores. Quiero dedicarle unas palabras con especial cariño a los comerciantes de Chipiona, gente de bien, à los que espero que repercuta positivamente la apertura del museo. Me dirijo a ellos para animarlos a crear iniciativas sobre Rocío Jurado. Acudan a mí, trabajaremos juntos y tendrán mi apoyo en todo lo que se beneficie a esta tierra y a mi madre. Ha costado mucho llegar hasta aquí pero ha merecido la pena”. Sin ninguna duda, un día que la hija de ‘La más grande’ nunca olvidará.