El pueblo de Granada que tomó a los Reyes Católicos e inspiró a los hermanos Marx

  • Ver en directo el paisaje de una película de los hermanos Marx

    Silueta de los hermanos Marx en el Mirador de Sylvania – Pilar Arcos

    En el extremo Oeste del casco urbano encontrarás el barrio del Mesón del Arroyo. Aquí hay un mirador sur la ciudad que sirve perfectamente para que nos hagamos una idea de cómo es Loja en su conjunto. En el horizonte destaca la torre-campanario de la Iglesia Mayor de la Encarnación (s. XV), la de Santa Catalina (más al fondo), y la Alcazaba Nazarí. Este es el panorama que aparece en la película ‘Sopa de Ganso’ (1933) de los hermanos Marx. El director, Leo McCarey, vino hasta aquí con el equipo de rodaje para tomar unas vistas de lo que en el film figuraba como la capital de Sylvania, pays europeo en guerra con la vecina Libertonia. Algunos paneles informativos nuestros lo recuerdan junto a unas planchas de acero con la silueta de los geniales cómicos. Veinticuatro años después, esta misma panorámica apareció en otra película, ‘Orgullo y pasión’, y esta vez figuraba que era Santander.

  • Asomarse tiene un mirador suspendido en el vacío

    Balcón transparente del Hotel El MiradorBalcón transparente del Hotel El Mirador – Pilar Arcos

    Si en el Mirador de Sylvania puedes ver empanadas bien puestas solo, en el Hotel El Mirador hay un balcón transparente en el hotel porque estás sobrevolando Loja. La ciudad queda a nuestros pies, mientras que al fondo aparece el monte Hacho.

    El Mirador es un hotel de cuatro estrellas con una excelente situación en la parte alta de Loja. Reconstruido íntegramente en el año 2021 y adaptado a todos los medios anti-covid, sus propietarios, la familia Martín Arjona, ha sido reformado e históricamente edificado que se creó en 1961 sobre la antigua carretera nacional N-321 que unía Úbeda y Málaga. Fue el primer hotel de la provincia que ofrece cuarto de baño dentro de la habitación. Hoy cuenta con 60 viviendas modernas y funcionales y su decoración está inspirada en la naturaleza. A destacar la espléndida terraza.

  • Visita una alcazaba musulmana

    Alcazaba y torre Iglesia de La Encarnación, al fondo el Monte HachoAlcazaba y torre Iglesia de La Encarnación, al fondo el Monte Hacho – Pilar Arcos

    Uno de los edificios más representativos de Loja está sobre la alcazaba musulmana, que se procuró construir a finales del siglo IX en un promontorio rocoso que dominaba la ciudad, y que no se acabó hasta el siglo XIII. Además, hay un edificio militar y una torre estaba conectada con otras torres vigías fronterizas del Reino Nazarí de Granada. Además de cuartel, a lo largo de los siglos ha servido como prisión, almacén y residencia de los alcaides cristianos. Prácticamente en desuso de la época de Felipe II, presentaba un aspecto ruinoso aunque tanto el aljibe como las murallas fueron declarados Monumento Histórico-Artístico en 1931. Hoy alberga el Museo Histórico.

  • Conocer al yerno del ‘sultán llorón’

    Estatua de Aliatar, alcalde de Loja en el s.  XVEstatua de Aliatar, alcalde de Loja en el s. XV – Pilar Arcos

    Otro mirador imprescindible en Loja es el Arqueológico de la Alcazaba. Se encuentra junto a la fortaleza musulmana y se llega a él por unas esscaleras metalicas de libre acceso. Está situado en una torre desde donde se levanta una panorámica buena de la parte norte de la ciudad y donde preside una estatua de bronce del fuera al-qadi (alcalde) de Loja de 1462 a 1483, un guerrero musulmán llamado Alí al-Attar , pero entendido como Aliatar.

    Dicen que Boabdil, el último gobernador del reino nazarí de Granada, fue repriseido por su madre tras haber rendido a los Reyes Católicos. ‘Llora como mujer -le dijo- lo que no supiste defender como hombre’. Años atrás, el ‘sultán llorón’ se enamoró de una joven lojeña llamada Morayma, hija de Aliatar y la tomó como esposa. Dicen también que fue la única mujer que hubo en su vida.

  • Meditar en el mausoleo del ‘Espadón de Loja’

    Mausoleo del General NarváezMausoleo del General Narváez – Pilar Arcos

    El general Ramón María Narváez (1800-1868), siete veces presidente del consejo de ministros durante el reinado de Isabel II, es seguramente el lojense más célebre de la Historia. Y como no podía ser de otra forma tiene su mausoleo en esta ciudad.

    El panteón neoclásico del que fuera llamado ‘El Espadón de Loja’, es obra del escultor valenciano Antonio Moltó. Su estatua, realizada con mármol de Carrara, presenta al militar yacente en traje de gala, y está ubicada dentro de una capilla donde también descansan los restos de sus padres, los condes de Cañada Alta, junto a dos lápidas conmemorativas de su hijo y su hija .

  • Hazte un selfie con un ‘cacharro’

    Monumento al IncensarioMonumento al Incensario – Pilar Arcos

    La Semana Santa está tan arraigada en Loja que ha sido declarada de Interés Turístico Nacional. Una de las características de estas celebraciones religiosas son los llamados ‘Incensarios’, grupos de ocho hombres que cantan y bailan alrededor de los pasos. Toman conocía muchos de los recipientes metálicos que llevan con incienso y que agitan constantemente. El gracejo popular llama ‘cacharros’ a estos hombres porque llevan los cacharros humeantes que contienen la resina olorosa.

    Visten una túnica ajustada a la cintura, zapatos puntiagudos con grandes hebillas y un sombrero de seda en forma de capirote llamado ‘morión’, profusamente adornado con azabache.

    En 2015 se inauguró el Monumento al Incensario en la calle Duque de Valencia, junto a la Fuente del Moco. Una estatua metálica que desde entonces es uno de los personajes más fotografiados por los turistas.

  • Beber de una fuente de 25 caños

    Fuente de los 25 cañonesFuente de los 25 caños – Pilar Arcos

    Uno de los números de Loja es el de ‘Ciudad del Agua’. Gracias a las filtraciones en la roca caliza de la cercana Sierra de Loja, son numerosos los manantiales que bajan al río Genil y forman muchas fuentes urbanas. Hay catalogado 42.

    Una de ellas, seguramente la más espectacular, es La Fuente de los 25 Caños, también conocida como Fuente de la Mora, en la Plaza de Alfaguara. Durante todo el año el agua cae libremente tiene un largo pilón a lo largo de 25 caños. Su construcción data del siglo XVI y ha sido restaurada en el XX.

    Cuenta la leyenda que aquí se enamoraron una chica musulmana y un chico cristiano y que por eso ‘quien beba de cada caño encuentra su amor ese año’. De lo que no advierte el dicho es de los riesgos de hiperhidratación que corren los futuros novios.

  • Bajar a los Infiernos que son paraíso

    El río Genil en Los Infiernos de LojaEl río Genil en Los Infiernos de Loja – Pilar Arcos

    En tan solo 2 km. del centro de Loja, enclavado en el estrecho valle que formaba el río Genil y paso abrigado entre la Sierra de Loja y el Monte Hacho, se encuentra un gran parque fluvial donde predomina el agua y la exuberante vegetación. Se lo conoce como Los Infiernos de Loja, aunque no hay nada más alejado de la imagen que tenemos del averno.

    Teniendo en cuenta que el paraje fue declarado Monumento Natural en 2003, se hace necesaria una urgente recuperación ambiental. La señalización es escasa y en muchos casos está bastante deteriorada. No hay muchas barandas y es necesario colocar bancos. Habrá que aumentar la vigilancia, la limpieza en general es perfectamente mejor y los accesos a puntos fundamentales, como la cascada de la Cola de Caballo, son complicados y no aptos para todos los públicos. Aunque esto puede que sea lo que da a los Infiernos su carater de selva virgen, una maravilla que podría ser un paraíso. Un diamante en bruto que hay que pulir.

  • Elige entre chuletones de Angus, Simental, Wagyu o Frisona

    Pérgola del restaurante abQPérgola del restaurante abQ – Pilar Arcos

    La gastronomía lojeña tiene algunos de sus buques insignia en las carnes de cordero ecológico o la de cabrito de la Serranía, el jamón serrano, las chacinas, el aceite de oliva y las verduras de la Vega del Genil. A todas estas delicatessen se han añadido en los últimos años las carnes de vaca. En el restaurante abQ se han especializado en ello. ‘ab’ son las siglas de Abades (el grupo al que pertenece) y ‘Q’ de barbacoa. Este establecimiento es un nuevo concepto de restaurante creado por el estudio de arquitectura Taller 32 de Loja, para disfrutar de la gastronomía en familia, con amigos o con en pareja.

    El horno de leña de encina en sus parrillas vascas trata con delicadeza las carnes de vacuno que previamente se han madurado con el método Dry Aged (maduración en seco) que elimina buena parte del agua de las fibras musculares. Así, el comensal solo tiene que elegir entre una vaca Angus nacional (raza originaria de Escocia), Simental (originaria de Suiza), Wagyu (from Japón), o Frisona (del centro de Europa). Alternativa complicada.

    Pero que no se escandalicen los vegetarianos. Para ellos hay espárragos verdes-morados de Huétor Tájar, con denominación de origen, y toda la panoplia de verduras cultivadas en la campiña del Poniente Granadino.

  • Degustación de roscos y el mejor caviar del mundo

    Los roscos típicos de LojaLos típicos roscos de Loja – Pilar Arcos

    A solo 9 Km de Loja se encuentra la localidad de Riofrío. Aquí las aguas son tan limpias que funciona a pleno rendimiento desde 1955 la primera piscifactoría española dedicada a la trucha. En 1985 sus dueños, la familia Domezáin, introdujo los esturiones (Loja está en una latitud similar a la del sur del mar Caspio) y quince años después pusieron a la vente la primera lata con sus huevas. El caviar de El Riofrío fue reconocido en 2005 como el mejor del mundo con certificación ecológica.

    La repostería heredada de los árabes es otro de los destacados culinarios de Loja. Buñuelos deviento, pestiños fritos y sobre todo los roscos de Loja, elaborados con pan de bizcocho, relleno de huevo y rebozado en merengue.

    Todo esto y mucho más se puede adquirir en la tienda enorme que tiene el hotel Abades Loja a las afueras de la ciudad, en la autovía A-92.