Críticas al Príncipe Harry por el vídeo promocional de los juegos Invictus

SEGUIR

Vestido de naranja, con sombrero y gafas de ese color incluidas, es como aparece el Príncipe Harry en el vídeo promocional de los juegos Invictus de este año. Además de sorprender con su trevido look, el hijo menor de Carlos de Inglaterra y la Princesa Diana ha sido duramente criticado por haber hecho esta publicación solo unas horas después de que anunciara que no viajará al Reino Unido para participar en un servicio religioso en homenaje a su abuelo fallecido, el Príncipe Felipe, el próximo 29 de marzo. No obstante, un portavoz del duque confirmó que si viajará a La Haya para asistir a los juegos, que empezarán solo unos días después, el 16 de abril.

En el video, Harry aparece haciendo una videollamada con cuatro personas más que le están enseñando a decir algunas frases en holandés, y cuando le dan el visto bueno y deciden que está listo para los juegos, se pone el sombrero y las gafas naranjas, se levanta, se quita la sudadera y revela su atuendo en ese color.

Según el diario The Daily Mail, Darren McGrady, quien fuera chef de la Princesa Diana, su madre “estaría devastada si estuviera aquí” al igual que la reina, por verlo en este papel. “Su abuelo le habría tirado de la oreja y le habría dicho que creciera”, declaró el cocinero. Los internautas también afearon al Príncipe, que vive en California con su esposa, Meghan Markle, y sus hijos Archie y Lilibet, que pueda tomar un avión para viajar a los Países Bajos pero que no haga lo propio por viajar a Inglaterra, sobre todo considerando que su abuela está a punto de cumplir 96 años y que está deseando, según fuentes cercanas a Palacio, conocer a la hija menor de la pareja, que tiene nueve meses.

No obstante, esta visita no se espera pronto, ya que el príncipe Harry está en medio de una batalla legal con el gobierno británico por su decisión de no brindarle protección policial completa cuando visite el país. Y es que desde el ministerio del Interior, encabezado por Priti Patel, la comunicación a la familia que las fuerzas policiales no están disponibles para decerle les protection personal, es decir, no lacionada con actos oficiales, pesa que Harry ofreció pagar por su bolsillo. El equipo legal del duque de Sussex confirmó que aunque quiere entrar al Reino Unido “para ver a familiares y amigos”, ya que “este es y siempre será su hogar”, lo cierto es que “no se siente seguro”. En un comunicado de prensa, se señaló que “el Príncipe Harry heredó un riesgo de seguridad al nacer, de por vida. Sigue siendo el sexto en la línea de sucesión al trono, cumplió dos períodos de servicio de combate en Afganistán y, en los últimos años, su familia ha sido objeto de amenazas neonazis y extremistas”. “Si bien su rol dentro de la institución ha cambiado, su perfil como miembro de la Familia Real no lo ha hecho. Tampoco la amenaza para é y su familia”, detalla el texto, que puntualiza que aunque “el duque y la duquesa de Sussex financian personalmente un equipo de seguridad privada para su familia, esa seguridad no puede suplir la protección policial necesaria mientras se encuentran en el Reino Unido”. “En ausencia de tal protección, el Príncipe Harry y su familia no pueden regresar a su hogar”, advirtió el comunicado.

La biógrafa real, Angela Levin, llamó a Harry un “niño haciendo una pataleta” y consideró que haciéndole un “desaire” a su abuela, que sigue en duelo por la muerte de su marido. Harry “se ha equivocado en todo esto. Si hay un evento real, obtendrá protección policial. Lo que no van a hacer es darle seguridad si sale con sus amigos”. Levin dijo que probablemente usará esta excusa sobre su seguridad para no participar en junio en las celebraciones del Jubileo de Platino de la Reina.