‘Colegio Ahuja’, primero desmesura y después olvido

28/10/2022

Actualizado a las 09:28h.

Esta funcionalidad es solo para suscriptores

abonado

En este caso, un mensaje inspirado en la sexista e indefendible ‘performance’ del alcalde de la escuela Elías Ahuja en Madrid, el episodio ha quedado más o menos en el olvido, acorde con la lógica de los tiempos de las redes sociales y las recurrentes linchamientos. Todo, menos una necesaria reflexión colectiva sobre la incapacidad de entonar un ‘mea culpa’ ante lo ocurrido, incluyendo el montaje posterior al circo estudiantil. El colegio expulsó al alumno que consideró insultante la cabecilla de la gamberrada como una intención de apresurado de control de daños, pero después la realidad está logrando aflorar situaciones preocupantes: estudiantes estigmatizados con temor incluso a admitir dónde residen, un colegio con el prestigio institucional dañado y el riesgo de nuevos acosos. Tras un injustificable episodio fruto de una supuesta tradición que debió erradicarse antes, hubo enormes dosis de exceso e hipocresía en la denuncia de lo ocurrido, por la carga de sobreactuación que se produce tanto desde los medios de comunicación, especialmente en las televisiones, como En el ámbito político, los principales dirigentes intentaron convertir a sus estudiantes en denuncia de potenciales agresores sexuales, un caso con intenciones de ventajistas que intentaron activar el impuesto predial.

Ver comentarios (0)

Informar de un error

Esta funcionalidad es solo para suscriptores

abonado